Breakingviews

Los bonos asiáticos y la falta de inflación

La inflación de Asia está ausente. A los analistas les ha pillado por sorpresa. Si no aparece pronto, los precios de los bonos de la región podrían ser aún más altos. Las predicciones de los economistas han fallado.

Cuando la inflación repunta, también lo hace la rentabilidad de los bonos, lo que hace que hace bajar sus precios. Antes de la crisis de 2008, los precios al consumo en Asia aumentaban a un ritmo más rápido de lo previsto. Los inversores exigieron una mayor compensación por la deuda a tipo fijo, y los responsables políticos elevaron los tipos de interés a corto plazo, por lo que la rentabilidad de la deuda soberana se disparó. Desde 2012, sin embargo, la inflación se ha quedado por debajo de los pronósticos. Pero la rentabilidad media de los bonos asiáticos, pese a encontrarse en un nivel bastante bajo debido a flujos de dinero especulativo, no ha caído como podría esperarse.

Se debe en parte a las señales confusas sobre si la Reserva Federal de Estados Unidos va a aumentar ligeramente los tipos. Eso podría mover a los inversores a vender bonos asiáticos a medida que su atractivo relativo disminuye. Pero si la Reserva Federal esperara, el entorno actual de bajo crecimiento y deflacionario haría que los bonos asiáticos parecieran muy atractivos. Si los inversores deciden que la subida en los tipos de interés de Estados Unidos no es inminente, la desinflación regional podría volver a establecer la dirección de la rentabilidad.

La rentabilidad media de la deuda del continente asiático no ha caído como podría esperarse

La mayoría de las señales apuntan a la baja. En China, el precio de los productos se está incrementando por debajo del objetivo oficial. Los precios tailandeses son débiles. Los bancos centrales de Singapur y Corea del Sur han recortado sus previsiones. Al rápido crecimiento de Filipinas le falta una razón de peso para elevar los tipos pronto, mientras que el Banco de Indonesia podría reducirlos para el año 2015. India destaca como un país con una inflación muy alta, pero el banco central parece estar a punto de recortar los tipos, no de subirlos.

Una vez que la incertidumbre en torno a la Fed se disipe, y los inversores reduzcan sus expectativas de un prematuro aumento de los tipos de interés de Estados Unidos, la apuesta sobre la inflación desaparecida de Asia podría masificarse.