Breakingviews

El coste del honor ucraniano

Las autoridades de Kiev tendrán que luchar para evitar el colapso económico. El banco central de Ucrania no puede hacer mucho más que mantener a raya el desastre. El aumento el lunes en el tipo de interés de referencia del 6,5% a 9,5% podría detener la caída de la grivna. Pero la divisa se recuperará poco o nada de la pérdida de casi el 40% de su valor frente al dólar desde enero. Esto además está alimentando unas tasas de inflación de dos dígitos en una Ucrania dependiente de las importaciones.

Rusia se suma a los problemas de un país que ha sido una decepción económica desde su independencia. Un aumento repentino de los precios del gas podría paralizar el ineficiente sector industrial del país. Las restricciones de Rusia a las importaciones procedentes de Ucrania empeorarán las cosas.

Cuando el gobierno interino evalúe las alternativas, llegará a la concluirá que un conflicto militar es inasequible

La disputa por la región oriental ejerce una inoportuna presión sobre un gobierno que se espera desde el Fondo Monetario Internacional que alcance un déficit del 6,6% del PIB este año.

Por supuesto, la perspectiva de pobreza no garantiza la paz. Las dos partes de la guerra civil de Siria han logrado seguir luchando a la vez que el país ha caído en la ruina económica. Sin embargo, Kiev tiene que tener en cuenta el apoyo de Rusia a las regiones rebeldes. Rusia puede ser pobre y corrupta para los estándares occidentales, pero es un país rico y bien organizado en comparación con Ucrania.

Cuando el gobierno interino de Ucrania evalúe las alternativas, seguramente llegue a la conclusión de que un conflicto militar prolongado es inasequible. Hay pocas personas que vayan a hacer sacrificios heroicos por un país con una historia corta y profundas divisiones culturales. Y mientras Occidente desea apoyar Kiev, es prácticamente inconcebible que europeos y estadounidenses paguen por una guerra por poderes contra los insurgentes locales, y mucho menos en contra de Rusia.

Vladimir Putin también podría concluir que el poder del dinero, complementado solo con la amenaza de una acción militar a gran escala, le permitirá lograr su principal objetivo: mantener a Ucrania fuera de la esfera de influencia occidental.