Cierra con una mínima caída del 0,17%

CaixaBank resiste en Bolsa la llegada de papel por el 6,4% del capital

Sede de CaixaBank.
Sede de CaixaBank. EFE

CaixaBank ha recibido sin problemas la avalancha de acciones nuevas procedentes de la conversión de los bonos convertibles que dio a los dueños de preferentes en febrero de 2011. Entregó las acciones a los dueños de los bonos a finales del pasado marzo y han comenzado a cotizar las 323,12 millones de nuevos títulos, equivalentes al 6,36% del capital del banco que preside Isidro Fainé antes de la ampliación y al 6% tras ella.

 El precio de canje ha sido a 3,65 euros por acción, de manera que los dueños acumulan unas plusvalías del 22,6% respecto al cierre de hoy de CaixaBank. Los expertos consultados esperaban una espiral bajista, derivada de las ganancias instantáneas que obtendrían los alrededor de 170.000 dueños de obligaciones convertibles. Pero finalmente no ha sido así. En el peor momento de la sesión, y en línea con el resto del sector bancario, el banco controlado por La Caixa llegó a caer un 3,7%. Finalmente, las órdenes de venta se moderaron y concluyó con un escueto descenso del 0,17%.

En dinero contante y sonante, la ampliación ha supuesto la llegada de acciones valoradas en 1.179,5 millones.

Por cada 100 euros invertidos en las preferentes colocadas a particulares en 1999, 2000 y 2009, los clientes recibieron 30 euros en convertibles y 70 en deuda al 4% o al 5%. Ahora ya tienen las acciones disponibles para su venta inmediata, si así lo desean, mientras que la deuda cotiza entre un 4,1% y un 8,7% por encima del valor inicial.

CaixaBank tiene todavía en circulación bonos convertibles por 743,6 millones de euros con vencimiento a finales de junio de 2015.