Hay una veintena de rúbricas en negativo, de un total de 57

Solo comunicación, menaje y ocio, el 18% de la cesta del IPC, están en deflación

Una pescadería en el madrileño mercado de Chamberí.
Una pescadería en el madrileño mercado de Chamberí. EFE

Limitado riesgo de deflación en España. En marzo la tasa interanual del Indice de Precios de Consumo era del 0,1% negativo. Pero solo cuatro grupos registran ahora variación negativa (con un peso en la cesta del 33,19%), y solo tres de ellos encadenan al menos cinco meses cayendo. Se trata de comunicaciones, menaje y ocio y cultura, que comporta el 18,46% de la factura de consumo de los hogares.

El último informe del Fondo Monetario Internacional identificaba la deflación como uno de los riesgos más amenazantes de la economía en el mundo, y colocaba a la española como una de las economías con más posibilidades de que tal desequilibrio echase raíz en los próximos trimestres. Pero tales advertencias, así como los temores expresados por las autoridades monetarias y económicas en España y en la UE, tienen un fundamento limitado.

La evolución de los precios en los últimos doce meses, desde abril de 2013 a marzo de 2014, ha sido negativa en una décima, tras haber registrado similar registro en octubre de 2013, y haber consolidado una tendencia desinflacionista clara desde que salieron del índice anual las fuertes subidas de precios movilizadas por los impuestos. En todo caso, la tasa subyacente de la inflación, aquella que excluye los alimentos frescos, los carburantes y precisamente los impuestos, está ahora en una variación del cero, y no ha entrado en tasa negativa en la historia reciente.

Ahora la tasa general ha entrado en valores negativos precisamente por el fuerte peso de los precios de los carburantes y su reflejo en el grupo de los transportes (descenso del 1,3% en los últimos doce meses). Pero tal bajada no puede considerarse deflación, porque tal cosa solo ocurre si se produce una bajada continuada (al menos seis meses) de todos los precios de los bienes y servicios que componen la cesta de la compra del hogar.

Solo pueden considerarse como deflacionistas los grupos de menaje, comunicaciones y ocio y cultura, pues acumulan periodos muy prolongados de descensos de precios interanuales, en unos casos por la escasa presión de la demanda, y en otros por la fuerte competencia de la oferta. En concreto, estos tres grupos suponen el 18,45% de la cesta de la compra. Aun sumando circunstancialmente las rúbricas de transportes, también en negativo ahora, solo se alcanza una ponderación en el índice del 33,19%, solo uno de cada tres euros de gasto. Contabilizando todas las rúbricas en negativo en marzo, suponen 21 de un total de 57%.

El grupo en deflación por antonomasia es comunicaciones, pues encadena 33 meses en negativo, y considerando años completos, hasta seis. El grupo de menaje acumula únicamente cinco meses en caída interanual, y seis, ocio y cultura. El transporte solo lleva tres meses de descensos, tras cuatro años de avances.