La emisión ha sido más de 3,5 veces sobresuscrita

Telefónica coloca deuda perpetua por 1.750 millones con un fuerte interés inversor

BBVA, Barclays, CaixaBank, Goldman, Mizuho, RBS y Santander han sido los colocadores

La operación se ha realizado en dos tramos

El 90% de los inversores participantes han sido extranjeros

César Alierta, presidente de Telefónica.
César Alierta, presidente de Telefónica. REUTERS

Telefónica ha colocado hoy una emisión de obligaciones perpetuas subordinadas (Undated Deeply Subordinated Guaranteed Fixed Rate Reset Securities) en euros por un importe de 1.750 millones.

En un hecho relevante remitido a la CNMV, la operadora ha explicado que la operación se ha distribuido en dos tramos, 750 millones de euros rescatables a partir del sexto año a opción del emisor y 1.000 millones rescatables a partir del décimo año a opción del emisor.

La fuerte demanda ha permitido situar el cupón en el 5% para el tramo de seis años y en el 5,875% para el tramo de 10 años, inferiores a los niveles de secundario y en la parte inferior del rango de indicaciones iniciales de precio dados para cada tramo. En el tramo a 10 años, el cupón final se situó casi 40 puntos básicos por debajo del punto de partida, 6,25%.

La operación ha sido muy bien acogida por los inversores institucionales, con un libro de órdenes en torno a los 6.000 millones de euros, más de 3,5 veces sobresuscrita en unas pocas horas. En la emisión participaron casi 410 inversores, de los cuales el 90% son inversores internacionales.

BBVA, Barclays, CaixaBank, Goldman Sachs, Mizuho, RBS y Santander han sido las entidades colocadoras. La agencia Fitch ha asignado un rating a estas emisiones perpetuas de BBB-, dos escalones por debajo del rating de la propia operadora.

No es la primera vez que la operadora recurre a este tipo de productos. En noviembre de 2013, la empresa cerró una emisión de obligaciones perpetuas subordinadas por un importe nominal de 600 millones de libras esterlinas (unos 715 millones de euros), amortizable a partir del séptimo aniversario de la fecha de emisión, y en septiembre colocó otra emisión por un importe total de 1.750 millones. Ambas colocaciones estaban destinadas a financiar la compra de E-Plus, la filial alemana de KPN, por parte de Telefónica, en una operación valorada en cerca de 8.500 millones de euros.

Según la compañía, la emisión llevada a cabo este lunes se enmarca dentro de la política financiera de prudencia que está aplicando el grupo, destinada a reforzar la estructura de balance. Con esta nueva emisión, la actividad de financiación del Grupo Telefónica en lo que va de año se sitúa cerca de 5.600 millones de euros.

Entre otras operaciones, Telefónica suscribió a mediados de febrero un contrato de financiación sindicado con un conjunto de entidades de crédito nacionales y extranjeras por un importe total máximo de 3.000 millones de euros. Además, su filial germana colocó deuda por cerca de 600 millones.

A la conclusión de 2013 la deuda neta de Telefónica era de 45.381 millones de euros. No obstante, si bien, de incluir operaciones de gestión de la cartera de activos no incluidas al cierre del año, como la venta de Telefónica República Checa, que finalizó en enero de 2014, y la venta de Telefónica Irlanda, todavía en proceso, la deuda se situaría en 42.325 millones y el ratio de endeudamiento en 2,31 veces, lo que supone una reducción de la deuda neta de 15.985 millones de euros desde junio de 2012.