Las entidades priorizarán los créditos refinanciados de compañías medianas

Economía prevé que la banca capitalice 150.000 millones de deuda empresarial

Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. EFEArchivo
Reloj en la fachada de la sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. EFE/Archivo EFE

La nueva regulación que aprobó el viernes el Consejo de Ministros para fomentar que la banca transforme la deuda de “empresas rentables que tienen proyectos viables pero que sufren graves problemas de financiación” en una participación en su capital, tiene como principal objetivo los 181.305 millones de euros en créditos refinanciados que acumula el sector financiero, según los últimos datos recopilados por el Banco de España.

Este volumen de préstamos, explican desde la banca, es el más susceptible de acogerse a la medida dado que se trata de aquellos créditos en los que las entidades ya habían flexibilizado las condiciones para permitir a los deudores hacer frente a los pagos. Está por ver, en todo caso, qué parte de dicho océano de deuda acaba siendo capitalizado por el sector. El Gobierno estima que la medida podría reducir en 150.000 millones la deuda empresarial, lo que equivaldría al 82% de los créditos refinanciados por la banca.

No todos los acuerdos de refinanciación, en todo caso, estarían llamados a sufrir esta transformación. La más propicia será la deuda de las empresas que aún habiendo sido renegociada sigue dando problemas. La cuantía no es menor. El 73% de todo el volumen de refinanciados (133.000 millones) está considerado como dudoso o subestándar, según los criterios del Banco de España que considera como indicadores de riesgo la capacidad de pago de las empresas, sus garantías, el pago de intereses pendientes y el plazo de refinanciación.

El volumen problemático no siempre fue tan alto. Ante las sospechas que plantearon desde agencias de calificación de riesgo hasta el Fondo Monetario Internacional, de que las reestructuraciones de préstamos estaban sirviendo a la banca española para ocultar problemas de morosidad, el 2013 el Banco de España obligó al sector a revisar toda su cartera de refinanciados para aflorar la mora oculta.

El resultado fue que el porcentaje declarado como de riesgo normal pasó de ser el 40% a solo el 26%, mientras que la peor categoría, la de crédito dudoso, se alzó por encima del 50% del total. El ejercicio tuvo un coste de unos 5.000 millones de euros en provisiones adicionales para la banca, a la que el supervisor obliga a dotar inicialmente al 25% los 92.224 millones de euros en créditos dudosos y al 15% los 40.888 millones de subestándar, incrementando progresivamente la cobertura.

Del lado de las entidades, por tanto, estas dos categorías de créditos, dudosos y subestándar, son los que más les interesa canjear por capital, dado que hacerlo les permitirá liberar parte de las ingentes provisiones realizadas una vez que el Banco de España modifique la legislación en este sentido, para lo que el Gobierno le ha dado el plazo de un mes.

Compañías objetivo

Del lado de las empresas, el negocio inmobiliario es el más interesado en este tipo de soluciones. Los últimos datos del supervisor financiero indican que “el porcentaje de los préstamos refinanciados son particularmente altos en el sector promotor”, con un 45% del total financiado. Habrá que ver, con todo, en qué compañías de este sector está dispuesta a terminar participando la banca acreedora dado su riesgo.

Un dato curioso, por otra parte, es el impacto que puede tener la medida para las pymes, con un 16% de refinanciados, cifra que supera el 12% de las grandes empresas. El hecho, es que el proyecto Midas fue inicialmente planteado por la propia banca para buscar una solución alternativa a la liquidación en las empresas de mediano tamaño con problemas, ya que en el caso de las grandes, los mayores acreedores suelen acabar condenados a entenderse. Hay que tener en cuenta que, aunque el 50% de los créditos concedidos a las empresas son de más de 25 millones de euros, aproximadamente un 15% se divide en préstamos de menos de un millón de euros, y otro tanto en montantes de uno a cinco millones de euros.

Volumen de los préstamos

De hecho, aunque en todos los tramos de crédito la morosidad viene evolucionando al alza desde el arranque de la crisis, los préstamos de más de 25 millones son los que menos tasa de impago sufren (están por debajo del 10%), mientras que los créditos de entre uno y cinco millones o los de entre cinco y 10 millones superan el 16% de morosidad.

La tasa media de mora, categoría que establece para un crédito cuando acumula tres meses de impagos, alcanzó un nuevo récord en diciembre cuando se situó en el 13,6%, lo que equivale a 197.000 millones de euros. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que una parte de estos préstamos fallidos corresponden a hipotecas para la compra de vivienda u otros créditos destinados a familias, por lo que quedarían fuera del ámbito de actuación del mecanismo Midas, destinado a garantizar la supervivencia de empresas en problemas pero con un proyecto viable.

Desde Economía aducen que la capitalización de deuda es una medida que tiene más sentido en empresas medianas y grandes mientras en las pequeñas se impone la negociación de quitas. La medida, por tanto, debería ser una herramienta útil para solucionar la situación de empresas de un cierto volumen que tienen problemas para estar al día en pagos, pese a su buena proyección comercial, y con créditos no necesariamente elevados pero que, en conjunto, están suponiendo un quebradero de cabeza al sector financiero. La decisión final de aplicar este mecanismo recaerá los acreedores mayoritarios que deberán ser quienes valoren si la deuda pendiente que pesa en su balance les es más favorable convertida en capital. A partir de ahí, aspirarán a revenderla al capital riesgo o a la propia empresa afectada.

¿A quién afecta la nueva medida?

Pregunta. ¿En qué consiste la nueva medida aprobada por el Gobierno?

Respuesta. El objetivo es fomentar que la banca convierta los créditos de empresas con problemas para pagar sus deudas, pero con un proyecto viable, en una participación en su capital para evitar su liquidación.

P.¿Qué créditos son susceptibles del canje?

R. Desde el sector financiero apuntan a los créditos refinanciados, especialmente los morosos, aquellos en los que ya han flexibilizado las condiciones de pago, pero siguen dando problemas.

P. ¿Está dirigido a grandes compañías?

R. No especialmente. Aunque las entidades utilizarán esta vía con las grandes empresas, el porcentaje de créditos refinanciados es mayor en el caso de las medianas empresas que en el de las mayores, para las que la banca ya venía pactando algún tipo de solución. Los créditos que mayor morosidad presentan son los de menos de 10 millones.

P. ¿Qué empresas podrán beneficiarse?

R. El sector que más créditos refinanciados tiene es el promotor, si bien habrá que ver en qué casos está dispuesta la entidad acreedora está dispuesta a convertirse en socia dado el factor riesgo de este sector.

P. ¿Qué saca a cambio la banca?

R. Para que a la banca le convenga capitalizar la deuda de las empresas, el Gobierno permitirá que el canje libere las provisiones realizadas por los créditos y que las entidades no pierdan su prelación de cobro aunque sean accionistas si la empresa quiebra.