El grupo ganó 151 millones en el ejercicio

IAG entra en beneficios en 2013, con una mejora de los ingresos

Imagen de una unidad de aeronave de Iberia. Ampliar foto
Imagen de una unidad de aeronave de Iberia. EFE

International Airlines Group (IAG) ha vuelto a la rentabilidad gracias, según aseguró la compañía, a la adquisición de Vueling, los ajustes en Iberia y la mejora de los ingresos de British Airways. El grupo ganó 151 millones de euros después de impuestos frente a las pérdidas de 658 millones del ejercicio anterior. La cifra está dentro de las previsiones de los analistas para 2013.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha destacado la aportación de la reestructuración de Iberia, aunque manifiesta que es muy temprano para poder hablar de una vuelta a los beneficios en la aerolínea española: "Deben concluirse y aplicarse los acuerdos con la plantilla". Tras los pactos firmados con pilotos y tripulantes de cabina de pasajeros, falta sellar el acuerdo de alza en la productividad con el colectivo de tierra. Walsh estima un margen de beneficio del 7% en Iberia. Asimismo, ha apuntado a noviembre como fecha para concretar si Iberia volverá al camino del crecimiento en 2015 o 2016. Según los analistas, la aerolínea obtendrá unos beneficios iniciales de 300 millones de euros.

Además, el presidente de Iberia, Luis Gallego, ha detallado en la teleconferencia con motivo de los resultados de IAG que la reestructuración del 12% de la plantilla que tuvo lugar en 2013 (2.507 empleados) y demás medidas de ajuste permitieron ahorrar 196 millones de euros. Los despidos arrojaron el ahorro de 97 millones de euros y la reducción de salario de pilotos y tripulantes posibilitó un ahorro de 99 millones.

Gallego ha justificado la reestructuración de Iberia para solventar los "problemas de baja productividad y salarios, que no eran competitivos" y ha subrayado que el pacto que se firmó con los tripulantes técnicos y de cabina reduce sus salarios en 14% al mismo tiempo que abre la posibilidad a los trabajadores para adherirse a un plan de bajas voluntarias, al margen de los 258 y 627 que ya están en proceso de despido por mediación.

De esta forma, el director financiero de IAG, Enrique Dupuy, prevé para 2014 una "situación sostenible", en la que la empresa podrá mantener sus progresos, según el éxito del "ejercicio de eficiencia y reducción de costes que se realiza". Asimismo, Dupuy ha añadido que "todos los mercados funcionan bien, excepto en el que carga, donde hay un desequilibrio entre la capacidad y la demanda".  

Gallego renuncia al bono

El consejo de administración de IAG acordó otorgar un bono por 632.000 euros al presidente ejecutivo de Iberia, Luis Gallego, quien decidió no aceptarlo.

A partir de estos datos para 2014, IAG -grupo resultante de la fusión entre British Airways e Iberia- prevé "un progreso constante" hacia el cumplimiento de su objetivo de alcanzar un beneficio de las operaciones de 1.800 millones de euros en 2015 a nivel de grupo.

Según las cifras que ha facilitado hoy IAG, los ingresos del ejercicio 2013 aumentaron un 3,1%, hasta los 18.675 millones de euros, mientras que los ingresos unitarios de pasaje crecieron un 0,6%.

La compañía obtuvo en 2013 un beneficio de las operaciones de 527 millones de euros, frente a los 613 de pérdidas de 2012.

El beneficio de 2013 después de impuestos de operaciones discontinuadas alcanzó los 147 millones de euros.

Los costes de combustible disminuyeron un 2,% hasta los 5.951 millones de euros, a la vez que los costes unitarios de combustible sufrieron una reducción del 5% a tipos constantes.

Los responsables de IAG han remarcado "la sólida gestión financiera de 2013" y han destacado que, a pesar de la compra de Vueling y el aumento de las inversiones, la facturación subió 724 millones de euros más frente a 2012 y "el endeudamiento ajustado se redujo un punto, hasta el 50%".

Según Walsh, Vueling es "un activo excelente y aporta una nueva dimensión a la cultura empresarial de IAG, ya que la aerolínea anunció un beneficio de las operaciones de 168 millones de euros desde abril de 2013 y ha ampliado con éxito su red en Europa continental". En cuanto a British Airways, la línea aérea "continuó mostrando una sólida evolución de los ingresos" y "reducciones de los costes" que le llevaron a alcanzar un beneficio de las operaciones de 762 millones de euros. 

Además, los responsables de IAG han explicado que Iberia tiene un plan para incrementar ingresos -en el que se incluyen nuevos canales de ventas y la nueva web- y reducir el gap con nuestros competidores y con nuestros ingresos". 

Por otra parte, Willie Walsh afirmó que IAG no se implica para nada en las condiciones laborales de los pilotos de Vueling, mientras que el presidente de la aerolínea, Álex Cruz, indicó que todos los que trabajan en ella "tendremos que tener una actitud agresiva con los costes".

Al ser preguntados por la programación para el próximo verano, Gallego dijo que no hay ningún plan de momento "porque tenemos acuerdos pendientes de ratificar". El presidente de Iberia añadió que la demanda de los consumidores en España "no funciona del todo bien", y que tanto el mantenimiento como el handling "deberían ser rentables".