Guerra de sistemas operativos

iOS y Android, la supremacía de dos gigantes

Apple y Google juegan una liga sin un claro tercero en discordia

Android, con Samsung, lidera el mercado con una cuota del 40%.
Android, con Samsung, lidera el mercado con una cuota del 40%.

La irrupción del iPhone de Apple en junio de 2007, cuando se lanzó al mercado por primera vez en Nueva York, supuso una revolución y no solo por las ventas –gigantescas colas a las puertas de las tiendas de la marca de la manzana y unas 270.000 unidades vendidas solo en las primeras 30 horas–, sino por el cataclismo que provocó en los dispositivos móviles. Desde entonces se ha generado una auténtica guerra entre las grandes compañías del sector para hacerse con el liderazgo, tanto fabricantes de hardware como de sistemas operativos.

Y desde entonces hemos asistido también a fusiones y adquisiciones de compañías que no tanto tiempo atrás controlaban la industria, casos de Nokia o Motorola.

En un mercado dominado por los sistemas operativos de Apple (iOS) y Google (Android), “la competencia es feroz”, reconoce José María Cáceres, experto en programación de apps para smartphones y tabletas en U-tad (Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital) y socio director de Lacq Consulting.

En este contexto tan polarizado se tambalean gigantes como BlackBerry y llaman a la puerta pidiendo un hueco Windows Phone 8, Firefox OS o Ubuntu Phone. “Siendo realistas”, explica Cáceres, “BlackBerry es una plataforma que tiene muy complicado sobrevivir, se ha quedado muy atrás y ha dejado de ser un producto atractivo para el usuario, y eso, al final, es lo más importante para poder competir con rivales tan poderosos”. De hecho, los intentos que ha realizado por renovarse no han tenido la respuesta esperada.

BlackBerry ha dejadode ser un producto atractivo para el consumidor

Ante este panorama, “será clave el papel de los desarrolladores y las nuevas aplicaciones tendrán su oportunidad”, señala Diego Gachet, profesor e investigador de la Escuela Politécnica de la Universidad Europea. Para el usuario, “cuanto más abierto sea el sistema, mejor”.

En el caso de Android, el que “opere con un código abierto es una ventaja porque lo pueden utilizar muchos desarrolladores, mientras que el de Apple es muy estricto y cerrado, con un control de calidad muy bueno y riguroso, por lo que es muy difícil colocar aplicaciones en el Apple Store”.

Ante la supremacía de iOS y Android, la opinión generalizada entre los expertos es que el lugar de las nuevas plataformas puede estar en los mercados emergentes. Es el caso de Firefox OS (Mozilla Foundation), que va instalado en dispositivos de bajo coste y, por tanto, tiene unas perspectivas de penetración elevadas.

Este fue el sistema elegido por Telefónica y el navegador para lanzar, a mediados de 2013, terminales ZTE Open, que “libera a consumidores y desarrolladores de las limitaciones de otros ecosistemas cerrados, gracias al uso de la web como plataforma para todas las funciones y aplicaciones”, según la operadora.

En países más avanzados es complicado pensar que vaya a haber una plataforma que haga sombra a iOS o Android, aunque Microsoft (Windows Phone 8) está pidiendo su oportunidad y no parece probable que, dado el número de alternativas válidas para el consumidor, el mercado permita que haya un monopolio de una sola plataforma, y mientras satisfagan al usuario, iOS y Android están destinados a coexistir pacíficamente, o no.

Windows Phone 8, Firefox OS, Ubuntu y Tizen buscan su nicho

iOS y Android, la supremacía de dos gigantes

En general, para los desarrolladores de aplicaciones, las bondades e inconvenientes de los sistemas operativos son bastante similares.

Coinciden en que en iOS es algo más complejo debido a que su SDK (siglas en inglés de kit de desarrollo de software) es más cerrado que el de Android y requiere un perfil de programadores muy específico.

En los casos de Android y Windows 8, la plataforma es más abierta y los perfiles más amplios; en desventaja tienen la segmentación de dispositivos, con diferentes fabricantes, tamaños de pantalla y de procesadores.

Las ventajas de un sistema como el de iOS son la estabilidad, robustez y el control de contenidos que Apple exige a los desarrolladores, mientras que en sistemas como Android, más abiertos, su virtud radica en la flexibilidad y la libertad de los desarrollos, ya que no depende de un tercero.

Entre ambos, Windows Phone 8, la nueva versión del sistema operativo de Microsoft, tuvo un buen recibimiento, lo está haciendo bien y da soporte a terminales de Nokia o Samsung, pero compite en mercados muy maduros.

En los emergentes están mejor posicionados Firefox OS, que se basa enteramente en tecnología web como HTML para todas sus aplicaciones, y Ubuntu, para mercados más de nicho.

Tizen, un sistema operativo móvil basado en Linux y cuyo desarrollo dirige Samsung, podría amenazar a iOS y Android, ya que es el fabricante que más smartphones vende en el mundo.

Normas
Entra en El País para participar