Encuesta del BCE sobre la estructura de la propiedad en la zona euro

Los españoles son los europeos que tienen más casas de vacaciones

En ´terminos globales, el 40,7% de los europeos vive en una casa que ya tiene pagada

Solo el 6,1% de los hogares holandoses cuenta con una segunda residencia

Los españoles son los europeos que tienen más casas de vacaciones

Después de haber vivido en buena parte de Europa una auténtica burbuja inmobiliaria y, sobre todo, una larga etapa de lo que se ha denominado barra libre de crédito a precios (tipos de interés) inusualmente baratos, no es de extrañar que el Banco Central Europeo quiera conocer cómo es la estructura de la propiedad en los países que comparten el euro y qué semejanzas y diferencias existen entre ellos.

Más allá de cuántas familias residen en régimen de propiedad o prefieren el alquiler en cada país de los estudiados, por primera vez el BCE analiza otros parámetros a través de una macroencuesta llevada a cabo en los países de la unión monetaria. Estudia el valor medio de esas viviendas, si los hogares tienen o no pagos pendientes por ellas, qué relación existe entre el nivel de ingresos del hogar y los activos que posee, entre otras variables. Eso sí, las cifras no son todo lo recientes que sería deseable, ya que no todos los países disponen de información estadístida homogénea para poder realizar comparaciones. En general son datos de 2010 y en el caso español de 2008. En su descargo, conviene recordar que la composición de los hogares y la estructura de su propiedad no suele modificarse sustancialmente de un año para otro, ni siquiera en términos agregados.

Así, el BCE concluye que en la zona euro el 60,1% de los hogares reside en una vivienda de su propiedad, mientras el 39,9% lo hace de alquiler. España, con casi un 83%, es uno de los países de la euro zona con un mayor ratio de propietarios, ya que solo se ve superada por Eslovaquia, con prácticamente un 90%. Y, como es lógico, también lidera la clasificación de las naciones con menos peso del alquiler, con apenas un 17,3% de los hogares, cifra que, por otra parte, ponen en cuestión algunos expertos, ya que consideran más acertado el 12% o el 13% que estiman otras estadísticas nacionales. Por debajo de España, solo se encuentra de nuevo Eslovaquia y en el mismo nivel (del 18,2%) Eslovenia.

Muchas viviendas, pocas hipotecas

Estas cifras contrastan con el volumen de familias que reside en régimen de arrendamiento por ejemplo en Alemania, del 55,8%, en Austria, del 52,3%, en Francia, que cuenta con un porcentaje del 44,7%, y en Holanda, del 42,9%.

En su análisis, el banco emisor no entra en detalle a valorar las posibles causas de por qué esto es así, si bien en otros estudios reconoce que además de los factores meramente culturales de cada país, las políticas públicas llevadas a cabo por los distintos gobiernos han sido determinantes a la hora de incentivar la compra o el alquiler. Los incentivos fiscales, como la desgravación por compra que existe en España, hacia uno u otro régimen de tenencia suelen ser determinantes, en opinión del instituto emisor.

Además, por primera vez, gracias a esta encuesta puede conocerse qué porcentaje de hogares dispone de una segunda vivienda y, de nuevo, España gana por goleada. El 36,2% de los hogares españoles cuenta con otra residencia, además de su casa principal, porcentaje superado solo por Chipre, con el 51,6% y Grecia, con el 37,9%. Desde luego son porcentajes muy lejanos al 6,1% de los hogares holandeses, el 13,4% de los autríacos o el 15,3% de los eslovacos. Encuanto a los dos grandes potencias europeas, solo el 17,8% de las familias alemanes dispone de una segunda residencia y el 24,7% de los hogares franceses, prácticamente la misma proporción de los italianos (24,9%).

Además de la mayor o menor preferencia por comprar casa de los europeos, el BCE cuantifica qué porcentaje de esas casas tiene todavía pagos pendientes y cuáles no. La media de Europa es que de ese 60% de hogares que residen en una casa de su propiedad, el 40,7% la tiene ya completamente pagada y el 19,4% aún debe cuotas de la hipoteca. En el caso de España, esa proporción es de 55,9% de familias libres de cargas por la vivienda donde vive, frente a un 26,8% que continúa pagándola. Se trata de una proporción más baja que países como Holanda, donde aún pagan sus créditos el 43,9% de las familias propietarias o el 35% de los hogares chipriotas.

Ingresos y edad de los hogares, las claves

En cuanto a si existe correlación entre el nivel de ingresos de los hogares y si viven o no en una casa de su propiedad, el informe del BCE sostiene que sí. Independientemente del país que se tome de referencia, las familias con mayores ingresos residen en una vivienda de su propiedad en el 77,6% de los casos. Y, sin embargo, entre los hogares que obtienen menos recursos, ese porcentaje se reduce al 47%. Si esta misma comparativa se hace con la riqueza neta del hogar, la diferencia es todavía más apabullante. El 94,6% de las familias en el grupo de los hogares con mayor riqueza neta (activos menos pasivos o deudas) vive en una casa de su propiedad, mientras solo lo hace el 4,8% de las familias con menor riqueza.

Otra de las esperadas conclusiones es que cuanto más avanzada es la edad de la persona de referencia del hogar, mayor es el porcentaje de familias con una vivienda en propiedad. Así, entre las familias cuyo adulto de referencia tiene una edad comprendida entre los 55 y 64 años, en una amplísima mayoría, del 71,3%, residen en un piso de su propiedad. Sin embargo, si la edad se reduce por debajo de los 35 años, la ratio ya es de solo un tercio de los hogares (31,9%).

El estudio elaborado por el Banco Central Europeo pone de manifiesto que el valor promedio de las casas en propiedad ascendía en la zona que comparte la moneda única en 2010 a 180.300 euros. No obstante, esta cifra baja hasta los 102.100 euros entre los hogares que cuentan con menores ingresos y es más del doble, de 250.000 euros, para las familias con ingresos más elevados. Entre los más ricos, ese promedio supera los 300.000 euros.

Entre las segundas residencias, el valor promedio es sustancialmente inferior al de las principales y se sitúa en los 103.400 euros. Por último, el BCE analiza dentro de las deudas de los hogares, qué parte de éstas corresponde a préstamos hipotecarios y cuáles no. Para España, estima que la mitad de los hogares tiene algún tipo de deuda y el 32,5% de ella sería hipotecaria. De esta, el 26,8% corresponde a los préstamos para pagar la vivienda principal y el 7%, la de vacaciones.

Normas