Reclama reducir el plazo de 10 a 5 años

Draghi pide activar en cinco años, en vez de en diez, el fondo para liquidar bancos

Draghi pide activar en cinco años, en vez de en diez, el fondo para liquidar bancos
REUTERS

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) acordaron el pasado mes de diciembre que el futuro Mecanismo único de resolución bancaria (MUR) se nutriría de las contribuciones de las entidades europeas durante 10 años, hasta alcanzar una cifra estimada de 55.000 millones de euros.

Durante ese período, según el acuerdo del Ecofin, el MUR estaría dividido en compartimentos nacionales, de modo que el sector de cada país sufragaría sus propias crisis. La mutualización de los recursos, por exigencia de Berlín, solo se haría progresivamente, al ritmo de un 10% anual, para evitar que la factura de las crisis incubadas en el pasado se reparta entre todas las entidades de Europa.

El BCE aceptó que la creación del fondo se dilate durante una década, para no obligar a las entidades a aumentar su contribución. Pero su presidente, Mario Draghi, propuso acelerar el ritmo de mutualización, para que al quinto año se pueda utilizar el 100% de los recursos disponibles (es decir, unos 27.000 millones de euros) en caso de crisis en cualquier país de la zona euro.

“Consideramos que hay razones para doblar el ritmo de mutualización y disponer así de un genuino fondo europeo en un plazo de cinco años”, sugirió Draghi en Bruselas durante los actos conmemorativos del vigésimo centenario de la creación del Instituto Monetario Europeo, precursor del BCE.

Draghi dirigió además un mensaje de tranquilidad hacia Alemania, minimizando el riesgo de que una vez que esté en marcha el fondo (a partir de 2015, si se cumple el calendario previsto) aparezcan problemas en un país que hubieran pasado desapercibidos hasta entonces. “El examen que va a llevar a cabo el BCE [a lo largo de este año] resolverá el tema de los activos heredados”, aseguró el italiano.

Desbloqueo

La propuesta de Draghi parece abrir una vía de entendimiento para desbloquear el proyecto del MUR, una suerte de FROB europeo que aspira a evitar, con capital privado, que la caída de un banco pueda arrastrar a un Estado como ha ocurrido durante la reciente crisis.

Las negociaciones para la creación del MUR enfrentan al Ecofin y al Parlamento Europeo, cuyas tesis se alinean en gran parte con las del BCE.

La presidencia griega del Ecofin y los eurodiputados aspiran a alcanzar un acuerdo antes de que concluya esta legislatura en abril. Pero las posturas, a falta de la decisiva ronda de la semana que viene, se encuentran muy alejadas. Y nadie se atreve a descartar un fracaso de los contactos, que obligará a seguir la tramitación del proyecto después de las elecciones al Parlamento Europeo del mes de mayo.

De ser así, el establecimiento del MUR se retrasaría, como mínimo, hasta finales de 2015 o 2016, perspectiva que asusta al BCE, que el próximo 1 de noviembre asumirá la supervisión del sector financiero de la zona euro. La credibilidad de esa tarea requiere, según Bruselas, la existencia de un fondo para sufragar a nivel europeo la posible reestructuración o liquidación de las entidades en dificultades.

 

Normas