Nuevo programa ComFuturo

‘Apadrine’ un científico por 150.000 euros

50 empresas ya se han mostrado interesadas en este proyecto del CSIC.

Los doctores cobrarán 25.000 euros brutos al año.

‘Apadrine’ un científico por 150.000 euros

Si su empresa lo desea puede apadrinar a un científico español. El CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) presentó ayer al sector privado un programa llamado ComFuturo, por el que las compañías pueden financiar el contrato de un investigador joven con talento durante tres años, por 150.000 euros.

El CSIC se alía con el sector privado para encontrar una solución a aquellos profesionales más jóvenes y sin plaza en el sector investigador, un problema agravado por los recortes públicos en I+D. Alrededor de 950 doctores han dejado en los últimos años el organismo público por la suspensión del programa Junta para la Ampliación de Estudios (JAE). Además, los que concluyen su contratos Ramón y Cajal tienen dificultades para encontrar una salida en España.

ComFuturo “pretende retener en el sistema científico español al mejor talento investigador”, se señala desde el centro público. Este organismo va a abrir una convocatoria para que aquellas empresas interesadas puedan ejercer como mecenas. A su vez, los interesados en conseguir un trabajo podrán enviar su curriculum y un proyecto de investigación. El objetivo es que a finales de año se produzcan las primeras incorporaciones.

De momento, 50 empresas han mostrado su interés. Entre ellas hay cotizadas y multinacionales. Desde el CSIC se pretende que la convocatoria sea suficientemente abierta para que los mecenas puedan decidir incluso qué área de especialización les interesa sufragar. El programa, además, quedará abierto para que nuevos patrocinadores se incorporen en cualquier momento. A cambio, las empresas podrán obtener deducciones fiscales ya que quien estará al cargo del proyecto es la Fundación General CSIC, lo que otorga ese beneficio al financiar una entidad sin ánimo de lucro. Sin embargo, no dispondrán de ningún derecho sobre los resultados de las investigaciones.

La cifra

25.000 euros brutos es el sueldo anual que recibe el investigador. El resto corresponde a cargas sociales, gestión y gastos de proyecto.

Dos empresas se han comprometido a participar en ComFuturo: el banco Santander, con cinco contratos, y Aquology, con al menos uno, han confirmado su participación en el programa, que todavía tiene que convocarse oficialmente.

La convocatoria está dirigida a científicos españoles junior, que estén tanto en territorio nacional como en el extranjero. Como condición para ellos, no debe haber transcurrido más de 12 años desde que acabaron su doctorado. Por eso, el grueso de patrocinados se situará por debajo de los 40 años.

La idea es que se puedan acoger a esta opción aquellos que, por ejemplo, estén terminando sus contratos públicos Ramón y Cajal. En mayo se podrán presentar candidaturas y será un jurado internacional quien elija a los mejores candidatos.

La empresa pagará 150.000 euros por tres años, a razón de 50.000 euros anuales. De esos, el 72% irá a la contratación del investigador, el 24% a gastos del proyecto y el 4% a gestión. Es decir, que el investigador cobrará alrededor de 25.000 euros brutos anuales (ya descontada la Seguridad Social a cargo del empleador), un montante similar, según el CSIC a lo que puedan estar cobrando ahora.

El investigador realizará su trabajo en algún organismo del CSIC y dispondrá de 12.000 euros anuales para gastos de proyecto. Queda por comprobar cómo se integrarán en equipos de excelencia y si los recursos serán suficientes. En cualquier caso, deberán optar a convocatorias nacionales e internacionales para financiar sus avances.

Entre las empresas interesadas están Abengoa, Zeltia, Accenture, Mapfre, Merck, Repsol, Acciona, Telefónica, Pfizer, Pons, Iberdrola, Indra, Nestlé, IBM, Gas Natural Fenosa, Procter & Gamble, Astrazeneca, Banco Popular, Baxter, FCC, Cuatrecasas, EY, KPMG, MSD, Correos, Almirall, Everis, Talgo, PwC, Red Eléctrica de España, Sanofi Técnicas Reunidas o Uría Menéndez.

“No podemos perder a los más brillantes”

El presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo explica a CincoDías que esta iniciativa nace como una reacción ante las dificultades que encuentran los más jóvenes para seguir investigando en España. “No hay innovación y desarrollo del país sin investigación. Es más que conocido que debido a la coyuntura, la financiación a la I+D del sector público no es la mejor posible. Es un tema muy preocupante”, reconoce. “No podemos perder a los más brillantes”.

“La cancelación de algunos programas ha hecho que hayamos perdido alrededor de 950 jóvenes doctores en el CSIC en los últimos años, por lo que este es un problema acuciante”, destaca. “No se trata de rescatar a todos, pero sí a los más brillantes”, añade.

Los contratos no serán renovables ni otorgarán grandes cantidades para el proyecto, por eso será necesario acudir a convocatorias nacionales e internacionales, como explica Lora-Tamayo: “En tres años tiene tiempo para buscar dinero en España, en el extranjero o en la industria que les garantice una continuidad posterior. Nadie tiene el dinero asegurado de antemano”.

El CSIC ha apostado por la alianza con el sector privado porque es un campo “que está por explotar”, asegura. “Hay mucho camino por recorrer respecto a la participación de las empresas. En EE UU es habitual que financien a los mejores investigadores de las universidades”. A cambio, los mecenas reciben deducciones fiscales. “Además, las empresas se garantizan que haya un mercado laboral brillante en innovación que les puede interesar”, concluye.

Normas