Turquía eleva el interés 4,25 puntos, al 12%

Los emergentes suben tipos para contener la fuga de capitales

Raghuram Rajan, gobernador del Banco Central de la India.
Raghuram Rajan, gobernador del Banco Central de la India. REUTERS

Los Bancos centrales de la India y Turquía han dado un paso al frente para detener el contagio que ha activado Argentina con su crisis cambiaria y que ha dado la voz de alarma entre los países emergentes ante el peligro de una brusca retirada de capitales. El fin del programa de estímulos de la Fed, conocido desde el pasado mayo y no activado hasta diciembre, fue el punto de inflexión evidente en la relación entre las economías emergentes y los inversores internacionales.

Si bien el Banco Central indio se limitó a aplicar un alza en los tipos de interés de 25 puntos básicos, el turco fue mucho más agresivo. En un gesto anticipado ya durante todo el día, la autoridad lanzó un salvavidas a la lira, la moneda nacional, al subir los tipos de interés en 425 puntos, del 7,75% al 12 %.

Aunque el gobernador del organismo, Erdem Basçi, ya había insinuado la medida al mediodía, la subida fue mayor de lo que esperaban los analistas, que preveían un aumento hasta el 9 %.“Recientes acontecimientos internos y externos están teniendo un impacto adverso sobre la percepción del riesgo, dando lugar a una depreciación significativa de la lira turca y un pronunciado aumento en la prima de riesgo”, explicó el Banco en el comunicado.

Y prometió que “pondrá en práctica las medidas necesarias a su alcance para contener el impacto negativo de estos acontecimientos sobre la inflación y la estabilidad macroeconómica”. “La orientación hacia una política monetaria restrictiva se mantendrá hasta que haya una mejora significativa en la las perspectivas de inflación. Bajo esta orientación de la política (monetaria), se espera que la inflación alcance la meta del 5 % a mediados de 2015”, concluyó.

Los mercados emergentes recibieron inversiones masivas durante la crisis en los mercados desarrollados gracias al dinero barato proporcionado por la Fed o el BCE: el 40% de la deuda soberana de Brasil está en manos de inversores extranjeros, un porcentaje que se eleva al 50% en el caso de Turquía y al 86% en el de Sudáfrica. El derrumbe del peso argentino la semana pasada y la presión vendedora que ha inyectado sobre el conjunto de las divisas emergentes amenaza con revertir esta tendencia, sobre todo ahora que la Reserva Federal está retirando los estímulos.

“Las economías emergentes permanecen expuestas al riesgo de un brusco parón. El precio de los activos no solo refleja las expectativas y opiniones de los inversores, sino también un compromiso con los cambios cuando es necesario. Si las autoridades no se comprometen al cambio y las reformas que son necesarias para generar un nuevo modelo de crecimiento, el precio de los activos se ajustará todo lo que sea necesario para generar ese cambio. Pueden si no preguntárselo a España”, advierte Morgan Stanley en un informe fechado la semana pasada.

El mensaje que lanzan los inversores queda claro para unas economías que con crecimientos ahora más débiles que hace un lustro y que empiezan a acusar debilidades en su balanza fiscal o sobre los que surgen ahora las advertencias por sus niveles de endeudamiento y aumento del crédito, que en países como Turquía crece a ritmos del 20%.

En la India, el Banco Central señaló que el objetivo es frenar las presiones inflacionistas y estimular el crecimiento de la economía, del 5% en 2013 y cuya ralentización “es motivo de grave preocupación”, según la institución que preside Raghuram G. Rajan, execonomista jefe del FMI y nombrado gobernador el pasado agosto. Desde entonces, ha subido los tipos de interés en tres ocasiones.

El banco central de Malasia se reunirá hoy, mañana lo hará el de Sudáfrica y el viernes el de México, y de todos ellos se esperan mensajes comprometidos con el control de la inflación. Brasil, Sudáfrica, Turquía, Ucrania –esta en plena crisis política–, tienen el mayor riesgo de freno en sus economías, según Morgan Stanley, que destaca en cambio los ajustes económicos y las promesas políticas de India e Indonesia, que las harían más atractivas frente a otros países emergentes. Además, a esto se suma el apretado calendario electoral de estos países, con abundantes comicios previstos para 2014 que pueden condicionar la toma de decisiones.

Normas