Vida jurídica

Pymes con abogado propio para encontrar financiación

Los despachos fomentan una nueva especialización en pequeños negocios

Pymes con abogado propio para encontrar financiación

La profunda crisis económica, con sus derivas sociales y políticas, puede estar produciendo un cambio, un giro estructural quizá, en los modelos de financiación de las empresas y particulares españoles. Y en este atisbado nuevo escenario algunos bufetes se están especializando en pequeñas y medianas empresas (pymes). El nuevo campo donde se están tomando posiciones. Es, “al fin y al cabo, la verdadera fotografía de la economía española”, en palabras de Víctor Cortizo, socio director de Cortizo Abogados.

Algunos datos pueden señalar este escenario, como que ya se pague más a débito que a crédito o la sensación de que la banca tradicional “te da paraguas cuando hace sol y te lo quita cuando llueve”, que se extiende entre los pequeños y medianos empresarios.

Sin llegar seguramente a la tormenta perfecta del crédito tradicional, lo cierto es que la banca en su formato clásico halla su refugio en el acceso a bajos tipos de interés de dinero en el Banco Central Europeo (BCE) y la compra masiva de deuda soberana, llevando al fracaso el modelo de apalancamiento para las pymes que, a pesar de mantener buenos productos, plantillas formadas y mercados solventes, encuentran cegados los habituales acuíferos de liquidez que ofrecía ese modelo de negocio que habían promovido las entidades financieras.

Esto está originando que despachos especializados en la pequeña y mediana empresa estén facilitando el acceso a otros modelos de financiación referenciados en el extranjero. Cortizo Abogados está siendo pionero en la exploración del Alternative Investment Market (AIM), el mercado júnior de la Bolsa de Londres, que permite a pequeñas empresas acceder a los mercados y poner en circulación su capital bajo un marco regulatorio más flexible que para el resto de las compañías del mercado principal. Además, enfatiza el letrado, “no es un mercado de emprendedores, sino de inversores maduros que, asumiendo riesgos, a veces llegan a rentabilidades del 600%”, lo que resulta muy atractivo.

Cómo buscar otras fórmulas de financiación

El AIM es el mercado secundario de la Bolsa de Londres, con un régimen regulatorio simplificado y supervisado por un asesor designado (Nomad), que generalmente es una firma de asesoramiento bursátil, controlada, supervisada y aprobada por el regulador inglés (FCA). El asesor designado actúa como el principal controlador de calidad para el acceso y supervisión de la nueva compañía en el mercado, prestando su reputación a las firmas a las que representa. Las reglas de tamaño, trayectoria previa y número mínimo de acciones en manos del público, que por lo común son de aplicación en el mercado bursátil londinense, no lo son en el AIM. A día de hoy operan unas 1.500 empresas, de las que unas 260 no son británicas. También existen mercados secundarios menos desarrollados en las Bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia y en otras plazas bursátiles europeas.

Por otro lado, el índice Daxplus Family, formado por las 30 mayores empresas familiares alemanas, ha generado en el último año una rentabilidad superior en un 41% a la del índice general Dax.

Víctor Cortizo ve con claridad el futuro de muchas compañías, “de las que realmente hacen el mosaico de la economía española”, en estos sistemas alternativos. “Es un proceso razonablemente corto que además internacionaliza de facto a la compañía, muy apropiado para tantas empresas solventes, con know how y presencia en mercados, con clientes activos que, a pesar de todo, pueden perecer asfixiadas por la falta de liquidez impuesta por las restricciones al crédito tradicional”, dice, convencido de que estas fórmulas “fortalecen la verdadera Marca España, que son las miles de solventes pymes nacionales.

“Muchos pequeños y medianos empresarios han comprendido que no es posible mantener un sistema de liquidez para sus compañías en las que el futuro dependa no tanto de la calidad de su producto, de su competitividad o de su mercado, como de políticas de riesgos bancarios ajenas al sistema productivo”. Para la eficiencia y garantía de este sistema, Cortizo Abogados cree que es fundamental un sistema de relación, asistencia e “implicación total” del abogado con el cliente, y por ello “hemos alcanzado una sólida alianza con uno de los despachos mejor posicionados de la City londinense con el que compartimos formato y filosofía. De esta manera, nuestros clientes nos tienen como interlocutor único para toda la operación tanto en Londres como en España”.

Aunque esta fórmula de mercado secundario también opera en las Bolsas españolas desde hace unos años, Cortizo apuesta por Londres, “un espacio más maduro y de carácter internacional”, antes que por las opciones españolas, “más vinculadas a estrategias locales y con diferente concepto de inversor y riesgo. Aquí hay pocos modelos de éxito todavía”. Cortizo Abogados y Fox Williams han organizado una jornada el próximo 30 de enero en Madrid donde ya prevén la asistencia de unas 50 empresas.

“Los capitales de inversión en Londres no son exigentes en cuanto a las jurisdicciones en las que invierten. Si hay empresas españolas que tengan perspectivas de crecimiento, serán de interés para los inversores de Reino Unido, sobre todo si hay una dimensión internacional a sus negocios o planes de expansión”, dice Richie Clark, socio de Fox Williams.

La crisis económica española y su amplio conocimiento en los mercados se convierten “más bien en una oportunidad para muchos inversores que pueden estar interesados en tomar posiciones en el inicio del proceso de reconstrucción económica”, indica el abogado británico que, mano a mano con Cortizo Abogados, espera “conocer empresas excelentes y bien gestionadas que están siendo frenadas por la falta financiación en España. Queremos presentar a las pymes españolas todas las oportunidades de financiación y de crecimiento del Alternative Investment Market (AIM) de Londres”, asegura.

Por su parte, el responsable del despacho alemán Rödl & Partners en España, George Abegg, afirma que su modelo es ayudar a las pymes a crecer, conjuntamente y mirando el largo plazo.

Normas