Ofrece un acuerdo al margen del arbitraje

Abertis se abre a negociar por las expropiaciones en Bolivia

Mantiene el arbitraje por sus tres aeropuertos en el país

El grupo español reclama 66 millones de euros por las nacionalizaciones de 2013

El presidente Evo Morales durante un acto, el pasado diciembre, en el aeropuerto El Alto de La Paz.
El presidente Evo Morales durante un acto, el pasado diciembre, en el aeropuerto El Alto de La Paz.

Estamos dispuestos a negociar y llegar a un acuerdo con el Gobierno de Bolivia, paralizando el proceso de arbitraje que se lleva a cabo en instancias internacionales [por la expropiación de tres aeropuertos]”, ha afirmado a este periódico el consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés.

El Ejecutivo de Evo Morales arrebató a la compañía en febrero de 2013 los aeropuertos de Santa Cruz, La Paz y Cochabamba, pequeños en términos de mercado pero los más importantes del país. Abertis los operaba a través de la concesionaria Sabsa, en la que controlaba el 90%, por un 10% en manos del gestor aeroportuario español Aena.

La expropiación se produjo, según argumentó el Gobierno, por el incumplimiento del plan de inversiones. Un extremo que la empresa trata de desmontar en un arbitraje ante la Comisión de las Naciones Unidas para el Desarrollo Mercantil Internacional (CNUDMI), órgano previsto en los tratados Bilaterales de Inversiones Bolivia-España.

Abertis y Aena demandan 90 millones de dólares (65,7 millones de euros) y las últimas declaraciones de Morales al respecto, en septiembre, negaban cualquier derecho de las españolas a cobrar. “No han cumplido los compromisos de inversión. En vez de compensarles, deberían pagarnos. Ha sido un gran negocio para ellos», dijo el mandatario.

Tras dejar unos meses para que se enfríen los ánimos, el consejero delegado de Abertis confía en una resolución del conflicto, incluso al margen del arbitraje. “Tal y como nos dijo el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y ratificó el Ejecutivo boliviano, ellos quieren llegar a acuerdos con los expropiados españoles. Respetamos sus tiempos y ofrecemos diálogo, pero siempre defendiendo los intereses de nuestros accionistas”, reitera Francisco Reynés.

Entre 2005 y 2012 la concesionaria invirtió 12,6 millones de dólares (el Gobierno demandaba 53 millones de dólares), además de pagar cánones a la Administración por 38,6 millones de dólares e impuestos por 9,4 millones de dólares.

Interés en compartir negocios con China

A finales del año pasado el equipo directivo de Abertis amplió los horizontes de sus habituales reuniones con inversores y el consejero delegado Reynés testó en Shanghai y Hong Kong el apetito de los fondos soberanos por las autopistas.

El ejecutivo reconoce estrechas relaciones con uno de los mayores, CIC, al que vendió el 7% de Eutelsat. “Tenemos contacto con fondos chinos que nos aseguran que estarían encantados de entrar en consorcios con Abertis. Pero es importante ver los roles que quieren jugar y sus objetivos financieros”, reconoce.

De forma paralela, Abertis está dispuesta a sondear inversiones en el país asiático para “aprender” y diversificar hacia Asia. Los dos accionistas de referencia de la empresa, La Caixa y Juan Miguel Villar Mir, tienen ya presencia en China.

Normas