Gastan en sus estancias mucho más que británicos, alemanes o franceses

¿Por qué interesa tanto el turismo chino y ruso?

Dos turistas chinas se fotografían en el parque del Retiro de Madrid.
Dos turistas chinas se fotografían en el parque del Retiro de Madrid.

A falta de confirmación oficial, que se desvelará el próximo día 21, todos los indicios apuntan a que España registrará un año récord de turistas extranjeros. La duda que queda por resolver es si se superará la barrera de los 60 millones de visitantes, lo que representaría un hito histórico, con cerca de dos millones más del máximo registrado en 2007 (58,8 millones).

En la consecución de este récord ha tenido un peso fundamental la mejoría que los tres grandes mercados emisores (Reino Unido, Alemania y Francia) tuvieron a lo largo del pasado ejercicio. Los tres siguen suponiendo el 60% de las entradas. Sin embargo, la Organización Mundial del Turismo (OMT) ya ha advertido en sus últimos informes que se está produciendo un cambio de tendencia, en el que el gasto turístico mundial está dejando de estar en manos de los europeos y está pasando a manos de los visitantes de países en desarrollo o emergentes. En concreto, China se ha consolidado como el mercado mundial de mayor gasto turístico, con 79.400 millones de euros en 2012 y un crecimiento anual del 30%. Lejos quedan ya los dos países que ocupan el segundo y tercer lugar (EE UU y Alemania), con 65.000 y 64.900 millones. El otro cambio importante en la clasificación se ha producido en la quinta posición, antes ocupada por Francia y ahora por Rusia. El gasto de los visitantes procedentes de ese último país se ha elevado a 33.300 millones, con un avance anual del 28,2%.

Todos esos datos han llevado a los principales destinos turísticos españoles a enfocar sus políticas para este año con dos objetivos: tratar de elevar la promoción, en especial a través de Internet y las redes sociales, y crear productos específicos para esos dos mercados.

Entre las principales razones que han levantado el interés de los destinos se encuentra el hecho de que sus estancias son mucho más prolongadas que las del resto de visitantes y el gasto diario durante esos días también es superior. Un informe de la consultora Hotels.com señala que la mitad de los rusos pasa entre dos y tres noches en sus desplazamientos, aunque destaca que un 38% opta por estancias largas que se pueden prolongar hasta las 12 noches, casi el doble que la media registrada para el turismo extranjero por el Instituto de Estudios Turísticos. Y el gasto que realizan durante las mismas también es mucho más elevado: los rusos gastan 159 euros al día frente a los 108 del resto de turistas. Esta cifra es bastante más elevada que el gasto medio de los británicos (93 euros), de los alemanes (108 euros) o de los franceses (79,9).

Uno de los principales obstáculos para atraer a turistas de esos dos países es la burocracia necesaria para tramitar los visados turísticos. Por ello, el Ejecutivo ya se ha puesto manos a la obra para tratar de reducir a la mínima expresión el trámite para facilitar la llegada de turistas chinos y rusos. En China se han abierto tres centros de expedición en Cantón, Shanghai y Pekín para agilizar la tramitación de los visados, que se está cerrando en un plazo medio de cinco días, según datos facilitados por Turespaña. En Rusia se ha tratado de mejorar los plazos de concesión y de hecho, los datos que maneja el Gobierno apuntan a que ya se ha convertido en el primer destino mundial entre aquellos en la que es obligatoria la expedición de visados turísticos a los rusos. Por delante de España figuran Turquía y Egipto, donde no es necesario este trámite previo. Desde la Oficina Española de Turismo en Moscú calculan que si se suprimiera el trámite del visado, la entrada de visitantes rusos podría elevarse a 3 millones, situándose al mismo nivel que Turquía, el primer destino mundial del turismo ruso.

 

Normas