Diciembre récord para el empleo

Aceitunas, industria y temporalidad: las claves de las cifras de paro

Una empleada embarazada de la cadena de supermercados Mercadona coloca artículos en una estantería.
Una empleada embarazada de la cadena de supermercados Mercadona coloca artículos en una estantería. EFE

Más allá del récord de caída del paro registrado y la mejora, también histórica, de la afiliación en diciembre, los datos de empleo publicados hoy tienen varias lecturas. Los datos apuntan una tendencia positiva, o al menos de estabilización, que viene de meses atrás, pero hay matices, para lo bueno y para lo malo. En cualquier caso, es obligado recordar el contexto: la economía no crece apenas, el crédito no fluye, el euro daña la competitividad de las empresas exportadoras y la demanda interna está hundida.

Las cuestiones por resolver

El condicionante de la aceituna.

La buena temporada del olivar ha inflado los datos de afiliación. 57.000 afiliados al régimen agrícola (más del triple que el año pasado). La provincia de Jaén suma 36.000 afiliados nuevos (también el triple que en 2012 a estas alturas). Esta cifra condiciona la foto de diciembre. Con todo, con la afiliación agrícola estable sobre el año pasado la creación de empleo en diciembre habría sido de 19.000 nuevos afiliados, la mejor de la serie histórica para el último mes del año. ¿Podrá enero mantener el buen tono del empleo sin el apoyo de la agricultura?

Contratación indefinida.

Puede ser una anécdota, pero por primera vez en 11 meses los contratos indefinidos han aumentado sobre el año pasado. Concretamente, un 8%. Durante todo 2013, y en contra de los objetivos de la reforma laboral, la temporalidad se ha disparado, con una caída del 20% en los contratos indefinidos. En diciembre también crecen más los contratos temporales que los fijos. Pero, dada la situación económica, no cabe esperar un cambio radical de la tendencia: ante las necesidades del mercado los empresarios empiezan a contratar temporales y, si estas necesidades se consolidan, pasan a contratar fijos. Habrá que ver si la mejora de la contratación indefinida se consolida.

Los aspectos positivos

Recuperación rápida de la afiliación.

El mejor indicador del mercado laboral, la afiliación a la Seguridad Social, se ha recuperado a tasas aceleradas durante 2013. El año pasado se cerró con casi 800.000 afiliados menos y este 2013 termina con una destrucción de 85.000 empleos. En enero de 2014 la Seguridad Social volverá a tasas positivas, pues en este mes de 2013 se perdieron 263.000 puestos de trabajo. Será la primera vez desde 2008 que crece la afiliación en 12 meses.

Menor discrepancia entre afiliación y paro

Sigue siendo mejor el dato de paro registrado (105.000 parados menos) que el de afiliación (64.000 ocupados más), pero la diferencia se ve reducida sobre otros meses de 2013. Esto quiere decir que los trabajadores desanimados (los que se apuntan al paro porque ven agotada su prestación o porque se van del país) son menos. Esto hace más “creíbles” las cifras del paro registrado. De cara a la EPA, en el último trimestre hay 53.000 afiliados más y 23.000 parados menos.

Los aspectos negativos

Industria

Uno de los grandes problemas del empleo. No levanta cabeza el sector industrial, que ha perdido casi 8.000 afiliados en el mes y 37.000 en el año. Es mala señal la caída de la industria porque resta solidez a la mejora de la afiliación, y resta validez al argumento de que la devaluación de salarios está ayudando a España a salir de la crisis por la vía de la mayor competitividad. Si fuese así, la industria daría mejores datos.

Prestaciones por desempleo

El paro de larga duración está dejando a cada vez más ciudadanos sin el sustento más básico. Casi el 40% de los parados apuntados en los servicios públicos de empleo (el 38,57%) no tiene derecho a prestación de desempleo. Son casi dos millones de personas. La prestación media para los que sí tienen también cae: un 6,4% sobre el año anterior.

Normas
Entra en El País para participar