Consideran desorbitada la quita de la deuda del 92% que propone
El presidente del grupo Damm, Demetrio Carceller.
El presidente del grupo Damm, Demetrio Carceller. EFE

La banca rechaza la propuesta de Carceller para hacerse con Pescanova

La Comisión Nacional del Mercado de Valores publicó el viernes por la mañana un hecho relevante de Pescanova en el que Santiago Hurtado, de Deloitte, administrador concursal de la multinacional gallega, informó que el consejo de administración de la compañía había valorado como la oferta “más adecuada para dirigir el proceso de reestructuración y asegurar la viabilidad futura de Pescanova” la liderada por Grupo Damm y en la que también participan el fondo Luxempart, accionista de referencia de Pescanova, la sociedad de capital riesgo KKR y el fondo Ergon Capital.

En su comunicado la administración concursal de Pescanova no explicaba en qué consiste la oferta de Damm, cuáles eran las otras cuatro ofertas presentadas y por qué consideran la del grupo de Carceller como la “más adecuada”. Fuentes próximas a las negociaciones explican que el consorcio liderado por Demetrio Carceller ha realizado al final dos propuestas, que se unen a las llevadas a cabo por los fondos York Capital, BlueCrest y Centerbridge. Explican que el criterio seguido por el consejo de administración del grupo pesquero, controlado por la familia Carceller, ha sido elegir al candidato con un perfil más industrial (salvo Damm, el resto eran fondos de capital riesgo) y que fuera capaz de llevar a cabo un plan de negocio frente al criterio económico. “Algunos de los fondos estaban dispuestos a inyectar hasta 300 millones de euros en Pescanova frente a los 250 millones de euros de Damm”, indican.

Ahora los administradores concursales, con la oferta elegida por el consejo de Pescanova bajo el brazo, tienen que negociar con la banca un convenio de acreedores. De momento, las principales entidades han manifestado a Deloitte su rotundo rechazo a la propuesta del consorcio liderado por Damm, al considerar desorbitadas las quitas de la deuda que incluye –de entre el 90% y el 92%– y el planteamiento de abonar el resto en un plazo de entre cinco y seis años. Fuentes financieras aseguran que la banca se había marcado como tope asumir una quita del 70% de la deuda. Esta supera los 4.200 millones de euros, según las cuentas reformuladas de la compañía. Este lunes, el conocido como G7, que integra a los principales acreedores, se reunirá para tomar una decisión.

La intención del grupo de la familia Carceller es, de acuerdo con las fuentes consultadas, controlar el 51% del capital de la nueva Pescanova, en la que la banca tendría el 49% restante tras haber aceptado la quita correspondiente. Las fuentes explican que la oferta de Carceller contempla una inyección de 250 millones de euros.

El proceso de ofertas por Pescanova ha recibido las críticas de accionistas minoritarios, que podrían preparar acciones legales contra el mismo. El fondo Cartesian, con el 5% de Pescanova, representado por el despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo en la asociación de accionistas minoritarios Aemec, advirtió el miércoles que no toleraría que la operación beneficiara a un accionista en detrimento del resto.

Los accionistas minoritarios se movilizan

El proceso organizado por la administración concursal designada por la CNMV en Pescanova, Deloitte, para la presentación de ofertas por el grupo gallego ha levantado suspicacias entre accionistas minoritarios. La asociación Aemec, representada legalmente por el despacho Cremades & Calvo Sotelo, tenía previsto contactar a última hora de la tarde del viernes con Peter Yu, presidente del fondo Cartesian, con el 5% de Pescanova, para valorar posibles acciones legales. La asociación, que se ha querellado contra BDO, auditor durante la última década de las cuentas de Pescanova, advirtió el miércoles a través de un comunicado que no toleraría que se beneficiara en la operación a un accionistas (Damm) en detrimento del resto, entre los que se incluiría el expresidente del grupo, Manuel Fernández Sousa, con cerca del 6% del grupo gallego.

De acuerdo a fuentes cercanas a la compañía, otros accionistas minoritarios estarían preparando también acciones legales contra el proceso.

La familia Carceller se hizo con el control del consejo de administración de Pescanova el pasado mes de septiembre cuando logró imponer su propuesta de formación de consejo en la junta de accionistas celebrada por la compañía en Chapela, Pontevedra. Entonces Damm nombró presidente de Pescanova a Juan Manuel Urgoiti. José Carceller Arce, hermano de Demetrio Carceller, presidente de Damm, es el miembro de la familia Carceller presente en el consejo de administración de Pescanova. Damm cuenta como socio al gigante alemán Oetker, que posee el 25% de Damm. El grupo alemán facturó cerca de 11.000 millones de euros en el pasado ejercicio y, como Damm, también participa en Ebro Foods.

Normas
Entra en El País para participar