Breakingviews

Wall Street es débil en China

L os bancos de Wall Street solían comentar en privado que la contratación de consultores en China era la única manera de salir adelante. Ahora su valor es el centro de atención, después de que el New York Times informase de que JPMorgan Chase ha pagado 1,8 millones de dólares a una consultora de dos personas dirigida por la hija de Wen Jiabao, después primer ministro de China. El verdadero misterio es por qué los bancos que llevan en China tanto tiempo siguen necesitando ayuda adicional.

Es cierto que las conexiones personales tienen una importancia extra en el país asiático. Un aseguradora que contrata al ex -director de una empresa de propiedad estatal como consultor puede ir a cenar con el presidente de esa compañía, mientras que sus rivales apenas conseguirán un té tibio con el director financiero. Los ex directivos pueden enseñar a los banqueros cómo se toman las decisiones en las empresas chinas, algo que a veces es muy diferente a lo que sugieren las apariencias.

El problema es que la contratación de consultores –especialmente aquellos con parientes poderosos– podría ser una forma de canalizar dinero ilícito hacia estos últimos. Los fiscales pueden exigir investigar el pago de cuotas, el tráfico de correo electrónico o la evidencia fotográfica, incluso de reuniones. El fabricante de automóviles Daimler y el gigante petrolero Total fueron sancionados por la SEC de EEUU por el uso de contratos de consultoría falsos. Además, las conexiones importantes pueden traer más problemas que ventajas. JPMorgan se retiró de la oferta pública inicial de China Everbright Bank por un informe para el que había contratado al hijo del presidente.

La gran pregunta es por qué los bancos de inversión extranjeros necesitan esos contactos para entender cómo funciona la China o para establecer conexiones de alto nivel. JPMorgan alardea de una trayectoria de 90 años en el país, pero fue uno de los últimos grandes bancos en obtener una licencia de suscripción en el continente. Si la dependencia de los contactos demuestra algo, es la débil posición de estos bancos en China.

Normas