Bruselas espera que los cambios generen un ahorro de 2.500 millones
BU6 BRUSELAS (BÉLGICA) 22112013.- El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) Olli Rehn (dcha) conversa con el ministro español de Economía, Luis de Guindos (c), antes del inicio de la reunión de ministros de Finanzas de la UE en Bruselas (Bélgica) hoy, viernes 22 de noviembre de 2013. EFEOlivier Hoslet
BU6 BRUSELAS (BÉLGICA) 22/11/2013.- El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) Olli Rehn (dcha) conversa con el ministro español de Economía, Luis de Guindos (c), antes del inicio de la reunión de ministros de Finanzas de la UE en Bruselas (Bélgica) hoy, viernes 22 de noviembre de 2013. EFE/Olivier Hoslet EFE

Guindos evita nuevos ajustes pero ofrece revisar la reforma laboral

El Eurogrupo (consejo de ministros de Economía de la zona euro) estrenó el viernes el sistema de revisión de los presupuestos generales antes de su aprobación definitiva en los respectivos Parlamentos nacionales, un avance sin precedentes en la coordinación de las políticas económicas de la zona euro. El ejercicio obligó a cuatro ministros, entre ellos el español, a defender ante sus colegas las cuentas públicas frente a las dudas planteadas por la Comisión Europea sobre su idoneidad para cumplir el Pacto de Estabilidad.

En el caso de España, Guindos logró que el ajuste no llegue vía presupuestos. Pero se comprometió a garantizar el cumplimiento del 5,8% de déficit en 2014 mediante las medidas previstas en el Plan Nacional de reformas. El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, tradujo ese compromiso: “una segunda vuelta a la reforma del mercado laboral”.

El ahorro, según el plan español, podría llegar mediante un “nuevo sistema de gestión de las prestaciones por desempleo”. La versión más suave de ese sistema sería el combate contra el fraude y es la contemplada hasta ahora. Pero la revisión de las políticas también puede traducirse en la supresión de la prestación en ciertos casos (cuando un desempleado no acepte un puesto de trabajo de manera repetida) o en el caso más extremo, por el recorte de prestaciones.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, aseguró que no espera cambios dramáticos. “No se trata de medidas con gran impacto, solo de un cuarto de punto del PIB”. O sea, unos 2.500 millones de euros.

Tregua

En todo caso, el acuerdo del Eurogrupo concede a España un cierto margen de maniobra, porque la CE deberá evaluar en los próximos meses el impacto presupuestario de los retoques en el mercado laboral. Además, el Gobierno confía que la evolución presupuestaria de 2014 afiance sus cifras, de cara a las próximas revisiones de las previsiones de crecimiento de la Comisión, en febrero y mayo del año que viene.

El propio Guindos intentaba minimizar las reticencias de Rehn ante el presupuesto español. “Es lógico”, dijo el ministro, “que la Comisión comente que pueden existir riesgos de incumplimiento del objetivo de déficit y que invite a tomar medidas. Pero el Gobierno español ya lo sabía”.

Otros tres países tuvieron que refrendar su compromiso con los objetivos pactados: Italia, Finlandia y Malta. El Gobierno italiano, en concreto, acelerará su plan de privatizaciones.

La CE celebró el éxito de este novedoso ejercicio de revisión preventiva.

Normas
Entra en El País para participar