El rescate solo pone límites a la actividad del 20% del sector
El jefe de la UE para la troika, Matthias Mors, a su llegada a una reunión con el ministro griego de Finanzas.
El jefe de la UE para la troika, Matthias Mors, a su llegada a una reunión con el ministro griego de Finanzas. EFE

La CE y el BCE piden a la banca española que conceda más créditos

El rescate de la banca española puede darse por concluido, pero el crédito sigue sin llegar de manera fluida a la economía real, constataron la Comisión Europea y el Banco Central Europeo en su cuarto y penúltimo informe sobre el programa de asistencia de la zona euro para la reestructuración del sector financiero.

Los bancos, según el informe, atribuyen la falta de crédito a la ausencia de una demanda solvente. Pero los dos organismos europeos consideran que también se debe a problemas de oferta, aunque intuyen que el problema estaría en vías de solución. La banca, según el informe, se resiste a comprometerse en inversiones a largo plazo mientras el ajuste económico no haya concluido. Y opta, durante ese período, por “aumentar el crédito al gobierno y dedicarse a la actividad de carry-trade”. El crédito al sector privado, según el informe, cae todavía a un ritmo interanual del 11%, mientras el del sector público aumenta el 10%.

La estrategia, según Bruselas, “ha mejorado la rentabilidad de los bancos pero, al mismo tiempo, ha reducido el incentivo de los bancos a asumir más riesgos y conceder crédito a la economía real”. El informe reconoce que la contracción del crédito privado se aceleró desde el comienzo del rescate de la banca en junio de 2012. Pero Bruselas no entona el mea culpa. Al contrario. El documento recuerda que “el 80% del mercado de préstamos no está constreñido por los límites previstos en los planes de reestructuración”, por lo que “el resto de bancos pueden contribuir a cubrir la demanda de crédito que no satisfagan las entidades reestructuradas”.

Como suele ser habitual en estos informes, sin embargo, la CE y el BCE también dan validez a la tesis contraria. Y en una pirueta dialéctica, aseguran que la caída de la demanda de crédito durante ocho trimestres seguidos se debe, en gran parte, a la menor necesidad de las empresas de invertir en bienes de equipo, así como al desarrollo de canales alternativos de financiación como la emisión de deuda.

En todo caso, Bruselas confía en que se produzca un rebote del crédito privado a partir de 2014, aunque se cuida de precisar que solo será una “leve” recuperación.

Dudas sobre Sareb

Los organismos europeos se muestran más contundentes en sus criticas al Sareb. El informe reconoce las dificultades de una operación de enorme envergadura, pero advierte que su plan de negocio actual puede ser inviable y necesitar una revisión tan pronto como en enero de 2014.

“Sin signos de estabilización en el mercado inmobiliario, hay el riesgo de que plan de negocio sea demasiado optimista”, señalan la CE y el BCE tras su vista a Madrid entre el 16 y el 27 septiembre.

El informe, por último, hace referencia los activos fiscales diferidos, que parecen llamados a mejorar el balance de varias entidades, en una excepción a Basilea III. Bruselas recuerda al Gobierno que cualquier medida que adopte deberá respetar las normas de competencia y de requisitos de capital.

 

Normas
Entra en El País para participar