Las reformas políticas están empezando a dar sus frutos
Goldman Sachs alaba los esfuerzos de España y admite errores en sus previsiones

Goldman Sachs alaba los esfuerzos de España y admite errores en sus previsiones

Las reformas realizadas por España están empezando a dar sus frutos. Después de que INE y el Banco de España confirmaran el crecimiento trimestral de la economía española entre julio y septiembre, llega el turno de las firmas de análisis.

En un informe elaborado por Goldman Sachs, los expertos aplauden el compromiso español con las reformas. “Empezamos a ver algunos de los frutos de este esfuerzo en términos de ajuste”, señalan. El escenario que barajaban hace un año para la economía española dista mucho de la realidad. Hace 12 meses, cuando la prima de riesgo española se situaba al borde de los 650 puntos básicos, Goldman creía que la solución a los problemas de financiación pasaría por la petición del rescate.

Sin embargo, la economía española ha conseguido estabilizarse sin recurrir al programa de compra de bonos anunciado en septiembre de 2012 por el BCE. La afirmación de Mario Draghi, quien aseguró que no dejaría caer a ninguno de los países de la zona euro, así como el compromiso de las autoridades españolas con el programa reformista, han permito a España escapar a la intervención.

Italia representa la otra cara de la moneda. La firma que considera que los ajustes y el crecimiento del país están por debajo de sus previsiones. “A diferencia de España, la actividad económica italiana ha decepcionado sistemáticamente en el último año respecto a las previsiones ya débiles realizadas hace 12 meses”. Las principales causas que justifican unas cifras peores a las previstas han sido la incertidumbre política (a las elecciones se suman las constantes presiones que han amenazado la continuidad del gobierno de Enrico Letta), un mayor impacto de la crisis del crédito así como la rezagada consolidación fiscal que emprendió el ejecutivo de Mario Monti y la ausencia de reformas estructurales profundas.

Respecto al conjunto de la zona euro, Goldman Sachs señala que los datos del último trimestre superan sus previsiones. No obstante la firma se anota como éxito el haber señalado  que a a mediados de 2013 la eurozona regresaría la estabilidad económica y todo ello a pesar de que el escenario que se vivía en 2012 lo hacía impensable. A partir de entonces el panorama que dibujaban el pronóstico de los expertos era de una débil y frágil recuperación que según los últimos datos está siendo superada. 

Entre los errores reconocidos por Goldman se encuentran, por un lado, unas predicciones de crecimiento más débiles para países como España y Francia, y por el otro, el haber subestimado la magnitud de las presiones deflacionistas.

Como lecciones de cara al futuro la casa de análisis señala vigilar de cerca los riesgos a la bajada para la estabilidad de precios y el mayor impacto que tiene sobre la economía las medidas de ajustes y reestructuración.

Normas
Entra en El País para participar