Eventual estafa de 4.700 millones
El exdirectivo del banco JPMorgan Javier Martín-Artajo, acusado en Estados Unidos de ocultar pérdidas de más de 6.000 millones de dólares en sus operaciones financieras.
El exdirectivo del banco JPMorgan Javier Martín-Artajo, acusado en Estados Unidos de ocultar pérdidas de más de 6.000 millones de dólares en sus operaciones financieras. EFE

El exdirectivo de JPMorgan acusado de fraude se niega a ser extraditado a EE UU

El exdirectivo de JPMorgan Chase en Londres Javier Martín-Artajo se ha negado hoy a ser entregado a Estados Unidos, donde se le acusa de ocultar pérdidas de más de 6.000 millones de dólares en sus operaciones financieras, dado su arraigo en España y porque, ha dicho, hay más implicados en el caso.

Martín-Artajo ha respondido así ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, al que ha insistido además que, en todo caso, los hechos sucedieron en el Reino Unido, por lo que no debería ser entregado al país norteamericano, han informado fuentes jurídicas.

Además, el exdirectivo de JP Morgan ha solicitado al magistrado además que reclame a EEUU nueva documentación relativa al caso, por lo que ahora Pedraz deberá preguntar a la Fiscalía si procede acceder a esta petición.

En caso de solicitarla, Estados Unidos tendrá un plazo de 30 días para facilitarla y, de no hacerlo, el juez elevará el caso a la Sala de lo Penal, que celebraría una vista en la que el reclamado tendrá la oportunidad de ratificar su negativa a ser entregado y su defensa podrá pedir las diligencias que considere oportunas.

Cuando se entregó el pasado 27 de agosto tras saber que estaba en busca y captura, Martín-Artajo ya informó a las autoridades españolas que rechazaba su entrega.

Estados Unidos, país con el que España tiene suscrito un convenio de extradición, envió el pasado 29 de octubre la documentación que acredita su petición dentro del plazo legal de 40 días establecido para este trámite.

Martín-Artajo, que quedó en libertad horas después de entregarse, era el encargado de ajustar al mercado diariamente los libros de operaciones de una cartera de crédito (denominada SPC) y de determinar el valor justo de los valores.

Dichos ajustes se convierten posteriormente en parte de la contabilidad y los registros de la firma.

El que fuera supervisor de la estrategia de inversiones de la oficina de JPMorgan en Londres (fue cesado en 2012) está acusado por la Fiscalía estadounidense de ocultar pérdidas de más de 6.000 millones de dólares en sus operaciones financieras, y se enfrenta a delitos por los que, de declararse culpable, sería condenado a 65 años de cárcel.

Según las autoridades estadounidenses, que le acusan de delitos contra el mercado y a los consumidores, delito societario, delito de estafa y de falsedad documental el exdirectivo, de 49 años, ante las crecientes pérdidas millonarias de la SCP que gestionaba en 2012, instruyó a otras personas para que no reflejaran los datos objetivos del mercado y ocultaran dichas pérdidas.

Estos informes y ajustes manipulados fueron utilizados por los empleados de J.P. Morgan para preparar los anuncios al público de las ganancias trimestrales del banco, así como las presentaciones ante las pertinentes entidades reguladoras de Estados Unidos.

De esta forma, Martín-Artajo y sus cómplices consiguieron presuntamente ocultar cientos de millones de dólares en pérdidas de operaciones y provocaron que la firma J.P. Morgan hiciera presentaciones falsas ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU.

Para acreditar su arraigo, Martín-Artajo aportó, por un lado, documentos que acreditan sus posesiones en España y, por otro, fotocopias de la declaración ante la Fiscalía de EEUU de uno de sus compañeros en JPMorgan Chase, Bruno Iksil.

Este corredor, conocido como la “Ballena de Londres”, llegó a un acuerdo con la justicia estadounidense para que le levantaran los cargos a cambio de cooperar en el caso, y supuestamente implicó en su comparecencia a Martín-Artajo. 

Normas
Entra en El País para participar