Prevé aumentar un 20% las ventas con la adquisición
Víctor Grifols
Víctor Grifols

Grifols compra a Novartis su unidad de diagnóstico por 1.224 millones

Nada menos que 1.675 millones de dólares (1.224 millones de euros) desembolsará Grifols por la compra de la unidad de diagnóstico transfusional de Novartis, una adquisición que multiplicará el peso de la unidad de diagnóstico de la farmacéutica catalana. Si hoy esta división supone el 4% de los ingresos de la empresa, tras la integración representará el 20%. La compañía también prevé crecer un 20% en ventas y en resultado operativo tras la fusión. Estiman que la facturación de la nueva filial sea de unos 1.000 millones de dólares (746 millones de euros) extra para el grupo.

La operación se enmarca dentro de la “estrategia de Grifols de potenciar su oferta de terapias con proteínas plasmáticas con otros productos y servicios complementarios relacionados con el diagnóstico”,  ha indicado la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Concretamente, el laboratorio ampliará su cartera con los productos de Novartis, incluyendo la “novedosa tecnología NAT, una de las más innovadoras del mercado, instrumentación y equipos analizadores para la realización de pruebas, software específico y reactivos”. “La actividad de diagnóstico que se adquiere a Novartis, centrada en garantizar la seguridad de las donaciones de sangre para transfusiones o para su utilización en la producción de derivados plasmáticos, complementa y amplía la de Grifols”, dijeron.

En la transacción, la farmacéutica adquiere además “una planta de producción en Estados Unidos y oficinas comerciales en este país, Suiza y Hong Kong”. “Con esta operación estratégica, Grifols potencia la dimensión de su división de diagnóstico, principalmente en EE UU, donde contará con una red comercial muy sólida y especializada”, afirmaron en una nota. Incorporarán 550 empleados a la plantilla mundial. La compañía ya cuenta con tres plantas de hemoderivados en EE UU, en Clayton, (Carolina del Norte), Los Ángeles (California,) y Melville, (Nueva York). Además, tiene 147 centros de donación de plasma en el país.

Para el presidente y consejero delegado, Víctor Grifols, la adquisición de esta parte de la actividad del diagnóstico de Novartis supone “un paso más” en su posicionamiento como competidor mundial en el campo del diagnóstico, una división de negocio en la que la compañía española entró hace una década mediante la compra de Alpha Therapeutic y, en 2011, con la adquisición de Talecris. El precio pagado por la división de Novartis, aún así, queda lejos de los 4.000 millones de dólares que desembolsó en 2011 tras recibir luz verde definitiva para comprar la estadounidense Talecris.

Financiación

Grifols ha indicado que la financiación de la operación “está completamente asegurada”. Se realizará mediante un préstamo puente de 1.500 millones de dólares (unos 1.100 millones de euros) suscrito íntegramente y a partes iguales por Nomura, BBVA y Morgan Stanley. El acuerdo, además, no afectará a la política de dividendos e inversiones de Grifols, que hasta junio de este año ganó 182,8 millones de euros, un 37% más.

La operación, en cualquier caso, “incrementa moderadamente el nivel de endeudamiento de Grifols”, hasta “3,2 veces de ratio sobre Ebitda”. La compañía prevé “neutralizar” este aumento con la mayor capacidad de generación de flujos de caja que espera. La deuda financiera neta de Grifols a finales del tercer trimestre se situaba en unos 2.400 millones de euros.

El cierre de la operación está sujeto a las autorizaciones de las entidades reguladoras y de competencia, aunque se espera que la compra pueda materializarse en el primer semestre de 2014.

Grifols ha contado en este proceso con el asesoramiento legal de Osborne Clarke y Proskauer Rose y el financiero de Nomura.

El sector pone a la venta los negocios no estratégicos

La industria farmacéutica será protagonista en los próximos meses, si los analistas están en lo cierto, de una nueva oleada de fusiones y adquisiciones en los mercados. Los laboratorios farmacéuticos mundiales están sacando a la venta o poniendo en revisión todos sus negocios no estratégicos, con lo que las oportunidades de compra de filiales se multiplicarán.

En concreto, tanto el consejero delegado, Joe Jimenez, como el nuevo presidente de Novartis, Joerg Reindhart, han dejado claro en varias ocasiones que solo competirán en aquellos negocios en los que sean líderes mundiales. Jimenez ya ha apuntado a otras potenciales filiales en venta porque el grupo está examinando si las divisiones de vacunas, medicamentos sin receta y salud animal tienen futuro dentro del desarrollo a largo plazo de la compañía. “Para mantenerlas, tenemos que tener un peso específico a nivel global. Eso es lo que estamos evaluando, si preferimos ganar presencia o considerar otras opciones para estos negocios”, afirmó Jimenez en una entrevista citada por Reuters.

Los analistas afirman que este es el primer paso de una reestructuración completa de Novartis y que la siguiente división en salir de su portfolio será la de vacunas. De hecho, estos analistas afirman que saldrá al mercado valorada en unos 6.000 millones de dólares.

Normas