Claves de la semana
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos. EFE

España prevé deshacerse el jueves de la tutela directa de la troika

La reunión de ministros de fianzas de la zona euro que comienza este jueves en Bruselas será el momento más esperado por el Gobierno español de los últimos meses. La gran expectativa, a falta solo de la confirmación oficial que saldrá de esa reunión, es que quede aprobado el fin del rescate a la banca española, sin que sea necesaria una prórroga en la que recurrir al uso de más ayudas.

España tuvo que ceder a la evidencia en junio del pasado año al comprobar que su sistema financiero necesitaba una recapitalización que, si se realizaba contra las arcas públicas, pondría en jaque al conjunto del Estado y precipitaría la negativa de los inversores a seguir financiando al Tesoro. España solicitó a sus socios europeos el rescate para la banca, en una nueva fórmula que no pasaba por la ayuda al conjunto del país, como sucedió con Grecia, Portugal e Irlanda, que quedaron excluidos de los mercados y pasaron a depender íntegramente de la inyección de ayuda de la zona euro y el FMI.

España solicitó recursos para su sistema financiero de 100.000 millones de euros, de los que ha utilizado 41.300 millones. Casi año y medio después de esa solicitud, el sector aún afronta desafíos en materia de capital, derivados de la adaptación a las nuevas exigencias regulatorias de Basilea III y al impacto de los saneamientos que siguen siendo necesarios ante la continuidad de la crisis y el deterioro consiguiente en las carteras de crédito.

De hecho, la morosidad todavía sigue al alza y las entidades financieras acaban de encajar el impacto del último ejercicio de transparencia impuesto por el Banco de España, la reclasificación de créditos refinanciados. Además, deberán pasar en 2014 por el test de estrés del BCE, sin que se prevea que este nuevo examen vaya a suponer un problema para el sector.

Así, tanto el Gobierno como el sector confían en que podrán afrontar las futuras necesidades de capital en solitario. El rescate no se prorrogará pero queda la devolución de las ayudas, que los bancos deberán pagar en cinco años y que, por el momento, recaen en los contribuyentes y dejan a España con una deuda pública casi en el 100% del PIB.

La concesión de ayudas a la banca ha implicado el cumplimiento de todas las exigencias al sector marcadas en el Memorando de Entendimiento, y que han reforzado la transparencia y las normas de buen gobierno en la banca español, incluido el Banco de España. Pero las exigencias de la troika a cambio del rescate indiscutiblemente han ido más allá de la reforma financiera y han irrumpido en el ámbito macroeconómico. De hecho, han precipitado la reforma laboral y la de las pensiones públicas, sin que se pierda en ningún momento el objetivo de recorte del déficit público, que Bruselas tuvo aun así que suavizar ante la imposibilidad de la economía española de responder a las exigencias del calendario inicial. Ahora deberá recortarlo al 6,5% este año y al 5,8% en 2014. Y aunque el rescate no se prorrogue, Bruselas seguirá muy atenta.

Última ronda de resultados

Además de la cita con Bruselas, la temporada de resultados del tercer trimestre del año todavía no ha concluido del todo, a pesar de que ya anunciaron sus cuentas todos los bancos cotizados y también pesos pesados del Ibex como Telefónica, Repsol, IAG o Gas Natural. Pero la fotografía de los resultados trimestrales no quedará completada en su totalidad hasta esta semana. El lunes anuncian sus cuentas Almirall y Abengoa. El martes será el turno para Acciona, Vocento y Prosegur; el miércoles publicará resultados ACS; el jueves, OHL. Y el viernes cerrarán la ronda Campofrío y Cementos Portland. En el terreno europeo, esta semana publican resultados los bancos italianos Unicredito e Intesa San Paolo y las energéticas alemanas E.On y RWE.

Día del inversor de IAG

La aerolínea resultante de la fusión entre Iberia y British Airways celebra el viernes su Día del Inversor, en el que detallará a las firmas de análisis y al conjunto del mercado los planes estratégicos de la compañía y la marcha de su proceso de reestructuración. El grupo presentó el viernes un beneficio neto de 77 millones de euros al cierre del tercer trimestre, en los que desempeñó un importante papel la contribución de Vueling.

Indicadores macroeconómicos

El Banco Central Europeo presentará el próximo jueves su informe mensual, termómetro para medir el estado de salud de la zona euro si bien la principal guía de la institución sobre el futuro de la institución llegará en diciembre, cuando publique sus previsiones. La agenda de indicadores macroeconómicas contará también con la publicación el jueves del PIB de la zona euro, del IPC de la región el día siguiente. En Estados Unidos, las referencias vendrán de las solicitudes de hipotecas del mes de noviembre, las peticiones semanales de desempleo, los costes laborales unitarios del tercer trimestre, la balanza comercial de septiembre y la encuesta manufacturera de Nueva York.

 

Normas