Ven oportunidad de negocio ante la falta de crédito de la banca
Detalle de la fachada del Banco de España.
Detalle de la fachada del Banco de España.

Los ‘hedge funds’ se abren paso en la financiación directa a empresas

La crudeza de la recesión por la que ha pasado la economía española, con una intensa caída de los precios de los inmuebles y una profunda depreciación del conjunto de los activos bancarios ha abierto un panorama de oportunidades para los fondos internacionales que no solo hace fluir la inversión hacia inmuebles o créditos fallidos. Los fondos institucionales y los hedge funds están empezando a interesarse vivamente por conceder financiación directa a las empresas españolas, en un momento en que la banca ha restringido la financiación, a la espera de equilibrar su balance y de que los solicitantes de crédito den garantías de solvencia.

La financiación a empresas es una fórmula más de inversión que a menudo se canaliza a través de private equity, de modo que el dinero que captan los fondos institucionales de sus clientes lo destinan a conceder crédito. La novedad es que estos mismos fondos han comenzado a arriesgar su propio balance y a asumir por tanto por sí mismos el riesgo de impago. “Con la financiación directa a empresas es posible obtener una rentabilidad más elevada que en apuestas de inversión más tradicionales”, reconoce un alto directivo de un fondo anglosajón que opera en España.

El movimiento es común entre los grandes nombres que hacen banca de inversión en nuestro país, a los que se están añadiendo nombres nuevos, atraídos por las oportunidades que deja el paisaje posterior a la recesión. Es el caso del hedge fund estadounidense Magnetar, que ha firmado una alianza con Bankinter para dar financiación a empresas y por la que ambas compañías comparten los riesgos en igualdad de condiciones. Bankinter está abierto a ampliar este acuerdo a nuevos fondos institucionales, según reconoce su responsable de banca de inversión, Borja Uriarte. “Nos ha llamado mucha gente. Hedge funds que no tienen equipos en España, que tienen dinero pero que no saben a quién prestárselo con ciertas garantías de seguridad”, añade el ejecutivo.

“La alianza de Magnetar y Bankinter es otra demostración del interés por parte de fondos de gestión alternativa en España y de la necesidad de continuar buscando nuevas fórmulas de financiación más allá de los préstamos bancarios”, apunta Pablo Pallás, responsable de fusiones y adquisiciones de Citi en España.

Ante la escasez de créditos bancarios, la irrupción de los hedge funds en el negocio de la financiación directa está contribuyendo a rebajar la dependencia del tejido empresarial de la financiación estrictamente bancaria. Aunque sea de forma traumática y a cosa de dejar caer empresas ante la falta de financiación. “Hay que tener en cuenta que el 80% de la financiación empresarial en Europa, excepto para empresas más grandes, es vía bancos, mientras que en EE UU solo el 10% o 15% de empresas se financian por esa vía, señala Gonzalo Rengifo, director general de Pictet para Iberia y América Latina. “Algunas compañías españolas están pagando del 6% al 9% de interés, a pesar de que hasta el 80% de sus ventas son internacionales”, añade.

Pero si los hedge funds pueden convertirse en vía de financiación alternativa –incluso concediendo circulante para las necesidades más inmediatas, según reconocen los propios fondos– es a cambio de intereses mucho más elevados. “Pueden pedir más del 15% de interés”, reconocen en el sector.

La presencia de un agente nuevo, y distinto de la banca tradicional, en la concesión de financiación directa a las empresas no plantea reparos en el Banco de España. Aun al contrario, el regulador acepta la aparición de nuevos actores que ayuden a resolver el problema del crédito. La regulación de la denominada banca en la sombra que promueve la Comisión Europea, y que atañe a la actividad bancaria de los hedge funds, no limita la labor de financiación de estos fondos y sí pone el foco en su actividad con derivados, que ocasionó graves problemas con la crisis de Lehman Brothers.

La escasez de financiación es un grave obstáculo al que se enfrentan las empresas, en especial las pymes, con un acceso muchísimo más restringido a otra de las fórmulas que intenta abrirse paso como alternativa al crédito, las emisiones de deuda. Y tras el ejercicio de reclasificación de activos refinanciados al que se ha visto obligada la banca española, se endurece también la posibilidad de seguir contando con un trato más benévolo en caso de dificultades de pago

Una nueva vía abierta por Bankinter

Bankinter confía en haber abierto una nueva vía en el panorama de la financiación a empresas en España. El banco que dirige María Dolores Dancausa anunció hace unas semanas una alianza estratégica con el hedge fund estadounidense Magnetar Capital por la que concederán crédito, sin otros intermediarios, a empresas y asumirán los riesgos de forma compartida. El banco español pretende seguir desarrollando una política conservadora en su gestión de riesgos y es por ello que plantea este acuerdo como un complemento a su actividad. De este modo, si la entidad está interesada en una operación crediticia pero considera que puede acumular demasiado riesgo en balance, acude a Magnetar para que se haga cargo del riesgo restante de la operación, que no superará la mitad del total. “Ellos delegan completamente la evaluación del riesgo de crédito en nosotros”, explican fuentes de Bankinter, que defienden esta fórmula como una vía con la que no tener que rechazar peticiones de financiación que se consideren adecuadas, sin renunciar tampoco a su propio criterio de análisis de riesgo. La entidad asegura que las condiciones del crédito, y aspectos tan decisivos como el tipo de interés, no se endurecen por el hecho de que Magnetar Capital asuma parte del riesgo. Es decir, afirma que el crédito a una determinada empresa no será más caro que el que el banco concede por sí solo.
La alianza firmada con Magnetar, que dispone de una línea de financiación por hasta 200 millones de euros, pretende ser para Bankinter el principio de nuevos acuerdos estratégicos con otros fondos institucionales. El banco asegura haber recibido el interés de numerosas instituciones, aunque reconoce que algunas demuestran una vocación de financiar en casos puntuales, no como estrategia a medio o largo plazo.

Normas