Despedirá a quien secunde los paros, "convocados de forma irregular" en Madrid y Barcelona
Una línea de producción de la fábrica Panrico. EFEArchivo
Una línea de producción de la fábrica Panrico. EFE/Archivo EFE

Donuts prepara una demanda por huelga ilegal contra su plantilla

"Un grupo de cafres no puede jugar con el futuro de 4.000 familias". Es el mensaje que la dirección de Panrico, repite hoy sin pausa a todo el mundo que le quiere escuchar. El jueves pasado la empresa de acuerdo con sus más altos representantes sindicales formalizó un acuerdo en el SIMA en el que se sustanciaba básicamente la hoja de ruta que se iba a seguir para pagar las nóminas de septiembre a cambio de paz social y se ponía en marcha una comisión negociadora que deberá pactar a partir de pasado mñana jueves el Expediente de Regulación de Empleo y el recorte salarial.

Los mismos medios consultados aseguran que por tanto no alcanzan a entender como personas que estamparon su firma en ese acuerdo, y que se vinculaban con él, nada más salir de la reunión se movilizaron para en asambleas, "convocadas de forma irregular y en las que no se votó de acuerdo con lo estipulado en la legislación laboral se lograra dar la vuelta como un calcetín a los que ellos mismos habían firmado".

Por tanto, el fabricante de Donuts ha decidido y así se lo ha hecho saber a los convocantes de la huelga de la planta de Barcelona, actualmente paralizada, y a los de la fábrica de Madrid, cuya huelga se ha convocado formalmente para el próximo lunes, poner n manos de sus servicios jurídicos la presentación de una demanda por huelga ilegal  contra los trabajadores que se unan a los mismos". En este sentido la empresa asegura que despedirá inmediatamente a todos los que secunden los paros

"Lo que está ocurriendo es una irracionalidad absoluta. Pero todo el mundo tiene que estar convencido plenamente de que Carlos Gila, consejero delegado de Panrico, va a cumplir lo prometido, pagará los salarios comprometidos y el jueves se sentará a negociar el plan de viabilidad. Pero esa determinación también la usará para exigir a los protagonistas de las huelgas que hagan frente con su patrimonio a los millones de euros de pérdidas y al deterioro que en la imagen de la empresa están ocasionando los paros", explican los medios consultados.

Normas
Entra en El País para participar