Pedro Campos, director de los equipos españoles en la Volvo Ocean Race
Pedro Campos, director de los equipos españoles en la Volvo Ocean Race.
Pedro Campos, director de los equipos españoles en la Volvo Ocean Race.

“La Volvo será una regata más barata y competitiva”

Las últimas cuatro veces que un barco español ha dado la vuelta al mundo a vela, Pedro Campos ha estado al frente del proyecto. A un año para el inicio de la Volvo Ocean Race 2014-2015, el regatista busca patrocinio para estar en la línea de salida en Alicante. El viento de la crisis sopla en su contra.

Pregunta. ¿Quiénes compiten en la Volvo? ¿Clubes? ¿Federaciones? ¿Empresas privadas?

Respuesta. Normalmente son empresas que se forman alrededor de un grupo de deportistas/gestores. Dependiendo de los países varía un poco, pero casi siempre estos equipos cuentan con un patrocinador principal, que lidera el proyecto junto con los gestores y regatistas. En nuestro caso, en la última edición, Iker Martínez era el patrón y yo, el director general del proyecto. Como salvo raras excepciones, hay un solo barco por país, al final, ese barco representa al país.

P. Telefónica fue el principal auspiciador de España en la edición anterior. ¿Están negociando con ellos un nuevo acuerdo?

R. No, ellos han cerrado un ciclo de cuatro participaciones, ya nos lo anunciaron al terminar la edición anterior, y ahora estamos en la fase de ver si es viable una nueva participación de España en la competición porque la situación económica es difícil y conseguir los recursos que lo hagan posible es una tarea complicada, no solo aquí sino en todos los países.

P. Están tocando puertas...

R. Sí, llevamos tiempo visitando empresas. El atractivo de la regata es que tiene una enorme visibilidad a nivel mundial: está entre los ocho eventos deportivos de máxima audiencia, detrás de los Juegos Olímpicos y el Mundial de Fútbol. Esa rentabilidad que los patrocinadores pueden obtener por distintas vías es lo que nos hace ser optimistas en que lo conseguiremos.

P. ¿Necesariamente tiene que ser una empresa española?

R. No, de hecho, entre los contactos que hemos hecho hay alguna multinacional. La Volvo es la vuelta al mundo a vela, por lo que puede interesar a multinacionales tanto españolas, que afortunadamente cada vez son más, como extranjeras. En ese sentido, la organización se ha esmerado en que la regata toque los cinco continentes: Europa, África, los países árabes, China, Nueva Zelanda, Brasil, EE UU..., de modo que para cualquier empresa que esté en alguno de esos mercados o en varios de ellos, el proyecto sea mucho más atractivo.

P. ¿Cuál es el presupuesto que necesitan cubrir?

R. Es difícil de calcular porque consta de dos bloques. El principal es el barco con sus velas y su tripulación. Esto es imprescindible para poder competir. Luego está la logística, el mantenimiento y algo que está tomando mucha importancia, que es la explotación del patrocinio, es decir, que las empresas auspiciadoras puedan tener visibilidad en ciertos mercados y atender a sus clientes, directivos y empleados. Por eso, los presupuestos casi siempre se cierran después de haber negociado y visto las necesidades concretas de cada compañía. No es lo mismo traer un invitado a Alicante que llevarlo a Miami o Abu Dabi. Los costes varían mucho y en función de eso es que se estima el importe total.

P. Se habla de 15 millones...

R. Esa es la parte básica: barco, velas y tripulación. Esta es una competición que también involucra tecnología, ya que cuanto más recursos tengas, más posibilidades tendrás de ganar. Volvo ha hecho un gran esfuerzo para que por primera vez en esta edición, todos los barcos sean iguales, de modo que la inversión mínima necesaria para tener opciones de ganar baje respecto a otros años. Esos 15 millones suponen bajar el presupuesto básico a poco más de la mitad respecto a las últimas ediciones.

P. Cada barco costará 4,5 millones...

R. Eso lo gestiona la propia organización. En las últimas ediciones, cada equipo tenía que contratar un diseñador, investigar, construir y preparar los barcos. Ahora todo eso corre por cuenta de la misma Volvo y es una gran ayuda porque permite extender el plazo de búsqueda de patrocinadores y nos pone en igualdad de condiciones, aunque como en cualquier otro deporte, llega un momento en que el presupuesto tampoco marca la diferencia.

P. ¿Es ya la vela en España un deporte que compite por patrocinios con el fútbol, por ejemplo?

R. La vela se ha desarrollado mucho, pero del fútbol estamos todos muy lejos. El fútbol está en otra galaxia. Desde luego, la crisis nos ha afectado como a todos los demás deportes, ya que las empresas han tenido que reducir sus gastos. Aun así, no nos podemos quejar, estamos contentos y agradecidos porque continuamos recibiendo un apoyo importante de grandes compañías.

P. ¿Se han fijado una fecha límite para encontrar patrocinador?

R. No con exactitud, pero ya queda un año para la salida, o sea que cuanto antes, mejor. Si la búsqueda se prolongara mucho tendríamos que renunciar por falta de tiempo. Pero la decisión de Volvo de gestionar ellos mismos el diseño y la construcción de los barcos, ayuda a que ese plazo sea mucho más largo de lo que fue en la última edición. Han hecho un enorme esfuerzo para que la regata sea más barata, atractiva y competitiva.

“El equipo de España siempre sale a ganar”

P. ¿Cuántos patrocinadores necesitan?

R. No hay un número concreto. Bastaría con uno. Hay proyectos monomarca, en los que solo participa una empresa que da nombre al equipo. Esta figura es más frecuente en el extranjero. En España, en cambio, nos hemos inclinado más por proyectos multimarca. Pero, en este momento, no lo sabemos. Esperemos que dentro de un mes o dos, si hemos tenido éxito, lo podamos comentar.

P. ¿Iker Martínez repetirá como patrón?

R. Todavía no está confirmado. Cuando tengamos el apoyo suficiente para hacer el proyecto viable, nos sentaremos y decidiremos. Es un magnífico regatista, ya lo demostró en la última edición, batiendo una serie de récords que nunca se habían conseguido.

P. Aquella vez quedaron cuartos. ¿Qué expectativas tienen en esta edición?

R. Siempre salimos a ganar. Es cierto que en la clasificación por puntos quedamos cuartos, pero también que en tiempos fuimos el primer barco con una gran ventaja. Además, ganamos tres etapas consecutivas y de las 43.000 millas náuticas que atravesó la regata, en 38.000 fuimos líderes. Se hizo un magnífico trabajo, lamentablemente llegando a Francia tuvimos un golpe de mala suerte:se rompieron los dos timones del barco y del primer lugar pasamos al último. Ahí es donde perdimos las opciones de ganar por puntos.

P. Es una prueba sumamente difícil...

R. La más dura entre todos los deportes. Una sola etapa dura más que todo el Tour de Francia. Hemos llegado a estar más de 40 días ininterrumpidos compitiendo a máximo nivel. Y el ciclista duerme en un hotel. Aquí no, 24 horas al día durante 40 días hay que comer, dormir y vivir en el barco.

P. La Volvo tendrá su base en Alicante hasta 2018. ¿Qué pasará después?

R. Dependerá de cómo evolucione todo. Que este tipo de eventos se mantenga en un país durante un tiempo estable ayuda a que se creen industrias auxiliares permanentes, con lo cual, ojalá sigan aquí muchos años más.

Normas