Entrevista a Eduardo Montes, presidente de Unesa
Eduardo Montes, presidente de Unesa
Eduardo Montes, presidente de Unesa

“El Gobierno debe asumir el déficit sorpresa de este año”

Unesa no da por perdida la batalla contra la reforma del sector eléctrico planteada por el Gobierno y busca aliados. El presidente de la patronal, Eduardo Montes, se reunía a primeros de este mes con la Comisión Europea para reivindicar unos cambios que, a su juicio, son imprescindibles para hacer sostenible el sector. Tras los encuentros, compartió su balance con CincoDías.

Pregunta. ¿Ha encontrado en la Comisión receptividad a sus argumentos?

Respuesta. La acogida ha sido buena. Hemos estado con el gabinete de Günther Oettinger [comisario de Energía], con el de Olli Rehn [comisario de Economía] y con el departametno de Antonio Tajani [comisario de Industria]. En todos hemos escuchado una valoración positiva de las reformas iniciadas por el Gobierno en pensiones o mercado laboral. Sobre la reforma energética, la CE está recabando información para formarse su propia opinión. Y ahí entra en juego nuestra pedagogía.

P. ¿Van a presentar una queja formal ante la Comisión?

R. Las compañías de Unesa piensan en el largo plazo, llevan muchísimo tiempo en España. Por eso, antes de poner quejas, lo importante es que en Bruselas se formen su criterio porque la reforma no está cerrada. La ley está en el Congreso de los Diputados, así que es el momento oportuno para que podamos tener alguna voz en ese debate.

P. En su opinión, ¿qué cambios se deben introducir en la tramitación?

R. Hay varios cambios que me parecen fundamentales. El primero, revisar la retribución de la distribución y las islas, por un motivo muy claro: porque con la retribución que nos dan no podremos invertir. Y ¿qué pasará entonces con el desarrollo de las redes inteligentes o con el enganche de las renovables a la red? Por eso resulta esencial que la retribución del 6,5% antes de impuestos se modifique. Ya veremos cómo y a cuánto.

P. ¿Algún cambio más?

R. Sí. Una redefinición sobre cómo actuamos con los ciclos combinados, porque son los que dan firmeza al sistema. Y sería fundamental también la liberalización del mercado. Si los costes en su mayoría están regulados y la tarifa de último recurso [TUR] es regulada, ¿qué libertad nos queda para competir? Por último, es esencial garantizar que no se vuelve a producir déficit [de tarifa], porque el ministro de Industria ya ha anunciado otros 3.000 millones para este año.

P. ¿Cómo se va a financiar ese nuevo déficit?

R. Pues es una gran pregunta, porque la verdad es que no lo sabemos. Y lo digo con toda sinceridad, porque no estaba previsto que hubiera déficit este año. Es un sorpresón. Pero si las arcas del Estado tienen que poner dinero, pues tendrán que ponerlo.

P. El ministro de Industria se ha mostrado dispuesto a que el Estado les avale la titulización de esos 3.000 millones.

R. Nos parece normal, ya que las compañías no hemos generado ese déficit.

P. ¿Les parece suficiente la oferta del ministro?

R. Lo que esperamos es que las medidas adoptadas sirvan para acabar con el déficit. Pero si se genera, lo normal es que cuente con el aval del Estado. No tendría sentido que, mediante una ley, se obligara a las empresas a prestar dinero sin garantías.

P. ¿Cree que hay margen para que lo asuma el Ministerio de Hacienda?

R. Yo comprendo que la situación del Estado es delicada. Pero el Estado debería asumir por lo menos el bono social, las compensacio nes extrapeninsulares, o una parte de las primas renovables. Ahí deberían hacer un esfuerzo para mantener vivo el sector.

P. ¿Qué porcentaje del déficit se cubriría con esas partidas?

R. Si asumieran esos tres capítulos y se añadiera el crédito extraordinario de 2.200 millones de euros aprobado para cubrir parte de las primas de las renovables, el déficit de 3.000 millones habría desaparecido. Más o menos esos son mis cálculos.

“La solar le ha salido muy cara a Europa”

P. ¿Qué ha fallado en la integración para que la energía en Europa sea más cara?

R. El primer problema ha sido la disminución drástica del consumo eléctrico, en España y en Europa. Con una caída tan tremenda, los costes fijos se cubren más difícilmente. Segundo, el desarrollo de las energías renovables. Se hizo bien en la eólica, que estaba más madura, pero en solares se ha hecho en un momento que no era racional.

P. ¿Por qué?

R. Cuando se hicieron las inversiones el precio por kilovatio instalado estaba en torno a los ocho eu ros. Todos los técnicos sa bían, sabíamos, que la erosión de precios iba a ser enorme. Y hoy está a un euro. Por tanto, podíamos haber invertido ocho veces menos para hacer lo mis mo. Y eso es muy difícil de digerir.

P. ¿Se trata, entonces, de un mal coyuntural que se resolverá cuando aumente el consumo?

R. No es coyuntural porque los costes, muy altos, de la energía solar que hemos ido metiendo en la red se quedarán ahí. Y algunos países han sacado fuera la tecnología nuclear, que probablemente es la más limpia y eficiente. Aunque esa salida no se note ahora, porque el consumo está bajo, cuando se recupere la demanda los precios subirán por la ausencia de esa fuente de generación.

P. ¿Cree que el Gobierno de Angela Merkel mantendrá su compromiso con el apagón nuclear?

R. No se sabe. No puedo prejuzgar. Pero Alemania es un país muy sensato. Y todo es revisable, incluida esa decisión, que fue más política que técnica. Esto acaba de empezar.

 

Normas