La firma prevé cumplir su plan quinquenal pero ve peligrar sus metas del primer año
El director general de Sareb, Walter de Luna.
El director general de Sareb, Walter de Luna.

Sareb multiplica por seis sus ventas de vivienda en verano y llega a 3.000

La sociedad cree que los inversores "no gastan toda la pólvora" pero ven al mercado tocando fondo

Ahora mismo estamos bien por encima de las 3.000 unidades en venta de inmuebles. Se ha ido muy deprisa en los últimos meses. Sareb ha hecho un esfuerzo enorme en revisión y fijación del precio de venta de sus activos y hemos conseguido acelerar muchísimo el ritmo de venta”, revela a este diario su director general, Walter de Luna.

La cifra, efectivamente, supone que el ritmo de comercialización de inmuebles de Sareb se ha disparado por seis durante los meses de verano, frente a las 550 ventas registradas hasta junio. Con todo, aunque el avance es alentador, el banco malo tiene complicado alcanzar las 7.529 ventas de vivienda previstas en el plan de negocio revisado por KPMG.

El propio director general de la sociedad, que recuerda que la normativa les obliga a reexaminar dicho plan anualmente, avanza que éste ya se está actualizando con las cifras reales de este primer ejercicio. “Ya estamos con los primeros trabajos para iniciar ese proceso, que ya recoge la actividad real de 2013”, expone.

“Este es un ejercicio muy especial para Sareb porque hemos tenido una primera parte del año en que se ha puesto en marcha la sociedad y los canales de comercialización, el minorista, el directo y el mayorista, ha habido que construirlos y luego hacerlos funcionar”, explica para matizar que pese a contemplar que la actividad del primer ejercicio se pueda resentir frente a lo previsto, “sí pensamos que vamos a cumplir el plan de negocio en términos quinquenales”.

Con todo, De Luna considera que es pronto para adelantar acontecimientos. Tal y como manifestaba en la entrevista publicada ayer en este diario, el responsable de Sareb prevé un final de año “muy, muy intenso” ya que “el último trimestre acumula una parte sustancial de lo que pueden ser las ventas, en concreto de residencial”. En cuestión de operaciones, resumía, “tenemos por delante la parte más importante del año”.

No en vano, la actividad comercial de Sareb ha dado un salto cuantitativo y cualitativo en los últimos meses que le está permitiendo ganar velocidad. El banco malo ingresó 900 millones hasta julio, de los que el grueso provinieron de la gestión de activos financieros (el 78% de su carga son créditos), 137 millones de la venta de viviendas, fundamentalmente a particulares a través de la red de la banca nacionalizada, y 25 millones más de alquileres.

La consagración del modelo se constató en agosto con el Proyecto Toro, un paquete de 939 viviendas y 750 anexos entre garajes y trasteros, valorado en unos 100 millones de euros, que fue adjudicado al fondo H.I.G. entre el interés masivo del capital riesgo internacional. En paralelo, Sareb se ha lanzado a jugar en varias pistas a la vez con operaciones que comprenden la venta de paquetes de oficinas (Corona), fincas (Harvest), residencias (Teide), parte de un centro comercial (Runner) o crédito promotor (Bermudas). En este último campo, además, Sareb acaba de poner en marcha el Plan Oportunidad 2013 que permite a las pequeñas promotoras saldar sus créditos con quitas a medida.

Un despliegue que ha sido posible por el renovado interés que los inversores internacionales parecen haber recobrado por España. “Hay una percepción más o menos generalizada entre inversores de que podríamos estar en un momento bueno de compra”, asume el director general de Sareb.

“Normalmente esas situaciones lo que provocan es que esos grandes inversores empiecen a acometer sus primeras inversiones. No digo que gasten toda la pólvora, pero van entrando”, ilustra. “Es síntoma de que la perspectiva para el medio y largo plazo puede ser positiva”, prosigue sosteniendo que los inversores comienzan a vislumbrar que el mercado inmobiliario se dispone a tocar fondo. “Hacen sus números en el medio plazo, si pensaran que queda una gran caída esperarían un poco”. Lo de ahora, dice, son solo “sus primeras compras”.

En busca de gestores especializados para cada activo

“Sareb está siempre en busca del mejor gestor y el mejor comercializador de sus activos. Es el principio básico”, aduce Walter de Luna, director general de la sociedad. “No es incompatible que usemos nuestras propias fuerzas comerciales con las fuerzas comerciales de las entidades cedentes y que funcionen absolutamente de la mano”, sostiene a la hora de explicar cómo ha funcionado hasta la fecha el modelo de gestión, en el que las operaciones con mayoristas se han llevado a cabo desde la propia Sareb, apoyada por la banca de inversión y otras firmas de consultoría, mientras que la estrategia de venta a particulares se ha subcontratado durante un año a la banca nacionalizada que le cedió sus activos. El panorama, sin embargo, ha cambiado en los últimos meses tras la venta de la plataforma inmobiliaria de Catalunya Banc al consorcio de fondos Kennedy Wilson y Värde Partners;_la adquisición de la actividad comercial de Bankia Habitat por parte del fondo Cerberus y la inminente subasta de Novagalicia y su plataforma Ugas. En estos momentos, revela De Luna, Sareb está analizando “las situaciones futuras que puedan plantearse con ocasión de la venta de estas plataformas u otras novedades que se introduzcan en el mercado” ya que, agrega, “Sareb tiene suficientes oportunidades como para elegir o utilizar los mejores gestores y comercializadores de su producto”.

“Es un proceso de análisis continúo que nos llevará a distintas conclusiones”, avanza en referencia a si se renovarán los actuales contratos de gestión el próximo otoño. “Buscaremos al especialista de la gestión de cada uno de los activos”, adelanta, ejemplificando que se contratará a uno para alquiler, otros para las viviendas del Levante, etc.

Normas
Entra en EL PAÍS