PP, PNV, PSOE y CiU buscan el consenso
Isidro Fainé, presidente de CECA y de La Caixa, y Luis de Guindos, ministro de Economía
Isidro Fainé, presidente de CECA y de La Caixa, y Luis de Guindos, ministro de Economía

El Gobierno negocia el apoyo de todos los grupos a la ley de cajas

La presentación de enmiendas se ha retradado al 1 de octubre

Las antiguas cajas de ahorros sanas, ahora convertidas en bancos, –La Caixa, Unicaja, Ibercaja y Kutxabank– negocian con los distintos grupos políticos para que presenten enmiendas similares que suavicen la futura Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias a su paso por el Congreso, o como mínimo que apoyen los principales cambios que consideran que deben introducirse en la norma.

El Gobierno, PP, PNV, CiU y PSOE comparten este objetivo. Pese a ello, cada partido, con excepción del PNV, pretende presentar sus enmiendas el último día del plazo que finaliza el 1 de octubre, una vez que el pasado lunes a última hora se amplió el periodo para la presentación de enmiendas para que no coincidiera su negociación final con la visita de la troika.

El plazo inicial cumplía mañana, el mismo día que los representantes de la troika se reunirán con CECA. El único partido que ha dado a conocer sus enmiendas ha sido el PNV, partido que mantiene “negociaciones muy avanzadas con el PP y el Gobierno” para consensuar su posición. Sus enmiendas recogen las reclamaciones de Kutxabank, pero también de otras entidades. Todas estas firmas pretenden que la troika suavice el MoU y, por lo tanto, que el Gobierno flexibilice el proyecto de ley para que cargos que se sientan en el banco filial puedan también hacerlo en la fundación. Eso sí, sin cargo ejecutivo, solo como consejero dominical.

Fuentes de Kutxabank y de PNV aseguran que, pese al revuelo que se ha organizado por esta enmienda, es la que menos les interesa, ya que Mario Fernández ha elegido mantenerse solo como presidente del banco, tras la negativa inicial de la troika a que se compatibilicen cargos del banco filial y la fundación.

Varias fuentes del sector y políticas aseguran que la troika sigue reticente a suavizar su postura en este punto. Es más proclive, según las mismas fuentes, a que el fondo de rescate (colchón de capital) que deben tener estas cuatro entidades se sitúe en el banco, frente a lo que dice el proyecto de colocarlo en la fundación. Esta postura es defendida por PNV y Kutxabank. La Caixa prefiere crear este fondo en la fundación, por ello aceptaría que la ley permita elegir a cada entidad donde fijar este fondo. De ahí que CiU y otros grupos puedan abrir más la redacción de esta reclamación.

Todas estas entidades también pretenden que la futura ley rebaje la exigencia para que la junta apruebe el reparto de dividendo. El proyecto lo establece ahora en dos tercios del capital. PNV, PP y PSOE son partidarios de que, como mínimo, se rebaje este porcentaje, ya que desincentiva la entrada de nuevos inversores.El PSOE introducirá otra enmienda con la que aspira que las cajas puedan mantener su estatus hasta contar con unos activos de 30.000 millones –el proyecto fija 10.000 millones–, el mínimo para que sea supervisado en un futuro por el BCE.

 

 

A la espera de la respuesta de la troika a los cambios

El objetivo del Gobierno es que la nueva Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias se apruebe antes de finales de año, como establece el Memorándum de Entendimiento (MoU, por sus siglas en inglés) impuesto por la troika a cambio de conceder a la banca española ayudas por 100.000 millones, de las que se han utilizado 40.000 millones. El calendario que maneja el Ejecutivo, de hecho, es aprobar la norma en noviembre. Pero antes, esta semana es decisiva para conocer la postura de Europa sobre las reclamaciones que aún tienen pendientes estas entidades. La troika se reunió el lunes con Economía y el jueves lo hará con la CECA. También es previsible, como lo ha hecho en otras ocasiones, que se reúnan con los partidos políticos. Será entonces cuando la troika emitirá su opinión definitiva. De hecho, está previsto que estos conocidos como hombres de negro emitan un comunicado nada más terminar su visita.

Normas
Entra en El País para participar