La actual se fabrica en Martorell y China
La mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, reunida con el presidente mundial de Audi AG, Rupert Stadler (i), y la ministra de la Casa Civil, Gleisi Hoffmann, en el Palácio de Planalto en Brasilia. La multinacional de origen alemán Audi anunció que invertirá 500 millones de dólares en los próximos dos años en Brasil, donde instalará una nueva planta de montaje con miras al creciente mercado interno del país.
La mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, reunida con el presidente mundial de Audi AG, Rupert Stadler (i), y la ministra de la Casa Civil, Gleisi Hoffmann, en el Palácio de Planalto en Brasilia. La multinacional de origen alemán Audi anunció que invertirá 500 millones de dólares en los próximos dos años en Brasil, donde instalará una nueva planta de montaje con miras al creciente mercado interno del país. EFE

Audi se llevará la nueva generación del Q3 a Brasil

Invertirá 150 millones en la planta de Sao José dos Pinhais para comenzar a fabricar desde 2015 el A3 Sedán y, posteriormente, la nueva generación del Q3.

El fabricante alemán de automóviles Audi, perteneciente al grupo Volkswagen, invertirá 150 millones de euros para producir vehículos de la firma de los cuatro aros en la planta brasileña de Sao José dos Pinhais desde el año 2015.

En concreto, Audi comenzará su actividad industrial en Brasil con la fabricación del A3 Sedan desde el año 2015. Unos meses más tarde, la factoría brasileña iniciará la producción de futuro Q3. La generación actual de este modelo se fabrica en la planta de Seat en Martorell (Barcelona) y en China.

El presidente de Audi, Rupert Stadler, expresaba hace unos días a Cinco Días su satisfacción por el trabajo que se lleva a cabo en la fábrica barcelonesa con este modelo: "tiene una gran calidad, estamos muy satisfechos. En él trabajan equipos alemanes y españoles, y lo hacen muy duro, están comprometidos con el producto y con nuestras demandas".  Sin embargo, el anuncio de hoy indica que el Q3 dejará la línea de montaje número 3 de Martorell cuando se de por finalizada la producción de su actual generación. En las últimas semanas, el Seat Exeo también abandonó esa misma línea de montaje.

Stadler, recibido anoche en Brasil por la presidenta Dilma Rousseff, explicó en un comunicado que con la decisión de producir en Brasil, la empresa sienta las bases para un mayor crecimiento en la región. La marca tiene previsto además duplicar el número de concesionarios en el país.

Audi se ha fijado como objetivo alcanzar unas ventas mundiales de dos millones de vehículos en el horizonte de 2020. Para cumplir este propósito, la empresa ha comprometido fuertes inversiones destinadas a expandir su red global de producción.

Así, en Europa la compañía está ampliando sus instalaciones fabriles de Alemania y Hungría. A finales de este año, abrirá su segunda planta en China, ubicada en Foshan, y en 2016 entrará en funcionamiento la nueva factoría de México. Esta última fábrica y la de Brasil reforzarán la presencia de Audi en Latinoamérica.

Normas
Entra en El País para participar