Breakingviews

Periodo salvaje en Italia

El circo político de Silvio Berlusconi ha impulsado la rentabilidad de los bonos italianos por encima de la de los bonos españoles por primera vez en 18 meses. Pero los asuntos del ex primer ministro son solo parte del problema. Italia pierde terreno en reformas y competitividad, y el gobierno dirigido por Enrico Letta no es lo suficientemente fuerte para seguir adelante.

En cifras fiscales básicas, los inversores están locos si colocan los bonos a 10 años de España al mismo nivel que los de Italia. La economía de España está deprimida tras una gran crisis de la vivienda. El déficit de Italia está ahora por debajo del límite del 3% de la zona euro. La deuda pública llega al 130% del PIB, pero gran parte de ella se encuentra dentro del país, y el Estado tiene activos suficientes para pagar el resto.

El mayor problema es que España está llevando a cabo reformas más rápido que Italia.

La coalición de izquierda-derecha liderada por Enrico Letta parece incapaz de aprobar reformas difíciles

El gobierno de Mariano Rajoy ha tenido que cargar con un escándalo de corrupción, pero ha reformado en cierto modo el mercado laboral, y sigue adelante con la liberalización de los bienes y servicios. Los costes laborales españoles han caído pronunciadamente desde el estallido de la burbuja. En Italia están aumentando. La producción industrial está creciendo en España, pero todavía está cayendo en Italia, según Morgan Stanley. La participación española en las exportaciones de la Unión Europea a los países no comunitarios se ha incrementado un 11% en los últimos dos años. La de Italia se ha estancado.

Sin duda, el alto desempleo de España deja vulnerable su economía. El riesgo de Italia, sin embargo, es que sigue atrofiada. La actual coalición de izquierda-derecha liderada por Enrico Letta parece incapaz de aprobar reformas difíciles. Los italianos ven sus esfuerzos como mediocres.

El periodo salvaje actual no puede durar. Cuando Silvio Berlusconi salga de la escena política, su partido se dividirá. El heredero claro de la izquierda es el liberal Matteo Renzi, que podría atraer a los votantes de todo el espectro político. Las elecciones parlamentarias podrían tal vez tener lugar el año que viene y generar un gobierno moderado fuerte, de centro-izquierda que podría contar con cierto apoyo de todos los partidos. En ese caso, Italia vería bajar su prima de riesgo.

Normas