El consejo del regulador eliminó ese término en su dictamen final
El presidente de la CNMC, José María Marín, ayer durante su toma de posesión en presencia de la vicepresidenta del Gobierno y los ministros de Hacienda, Industria y Economía.
El presidente de la CNMC, José María Marín, ayer durante su toma de posesión en presencia de la vicepresidenta del Gobierno y los ministros de Hacienda, Industria y Economía.

Los técnicos de la CNE creen que el nuevo decreto de renovables es retroactivo

La nueva regulación acaba con el actual sistema de primas

La CNE ha aprobado ya siste informes de la reforma eléctrica

El regulador energético está a punto de desaparecer

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) publicó el lunes en su página web los informes preceptivos sobre dos de las normas más relevantes que componen la reforma eléctrica aprobada en julio por el Gobierno: el real decreto que establece el nuevo modelo de retribución del régimen especial, que supone la desaparición del sistema de primas, y el de autoconsumo eléctrico.

 En el primer caso, los servicios técnicos del regulador energético que está a punto de desaparecer, quisieron incluir que la nueva regulación podría tener carácter retroactivo. Un argumento que están estudiando con lupa los abogados de las empresas afectadas del sector: eólicas, fotovoltaicas, termosolares y cogeneración.

Sin embargo, según fuentes próximas al consejo de la CNE, el propio presidente, Alberto Lafuente, pidió que no se incluyera la referencia a una posible retroactividad de la norma, por considerar que no procedía entrar en dicha interpretación. Una petición que prosperó ya que en el informe final remitido al Ministerio de Industria no figura dicha referencia. Al organismo le quedan un par de semanas de vida, después de que ayer tomaran posesión del cargo los 10 miembros del consejo de la nueva Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), dos de los cuales son los actuales representantes del PNV (Idoia Zenarruzabeitia) y CiU (Josep María Guinart) en el consejo de la CNE.

Nadal ha pedido a la CNE que tenga listos los dictámenes de la reforma eléctrica antes del 15

El informe, que algunos consideran algo más crítico que los últimos que ha aprobado el organismo a punto de integrarse en la CNMC, ha decepcionado a muchas empresas de renovables pues, salvo las críticas a la urgencia con la que ha tramitado la consulta el ministerio, “que no garantiza la participación de los agentes involucrados”, el resto del dictamen se limita a analizar artículo por artículo tras advertir que sin conocer los costes estándares que servirán de base para la nueva retribución es difícil ofrecer una opinión.

La CNE señala que el nuevo modelo es totalmente novedoso, pues no hay constancia de que exista algo parecido en ninguna jurisdicción de la UE. Pero no pone en duda que dicho sistema no vaya a asegurar una rentabilidad razonable. A partir de ahora se retribuirá no por producción, sino por la inversión realizada y los costes de operación. La CNE pide que se elimine del RD la referencia a que la retribución a la inversión pueda “alcanzar valores negativos”. Una posibilidad incompatible con un sistema que pretende fomentar las energías renovables.

Asimismo, pide que el ministerio se motive suficientemente los “semiperiodos regulatorios”, ya que la ley eléctrica establece periodos de seis años de duración, no de seis años divididos en dos de tres, como establece la norma.

Este no es el único informe light aprobado por el consejo de la CNE, que se ha visto obligado en sus últimas semanas de vida a dictaminar la docena de normas (decretos, órdenes ministeriales e incluso un anteproyecto de ley, el de reforma del sector eléctrico) con que la invadió Industria en julio.

Ruegos del secretario

Algunos creían que el Gobierno demoraría en varias semanas la constitución de la la nueva CNMC, para que los consejos de los actuales reguladores conviviesen el menor tiempo posible con el de aquella y dejar al de la CNE trabajar sin presiones en la elaboración de sus dictámenes. Pero no ha sido así, lo que ha hecho temer que, tras el nombramiento de los consejeros del nuevo organismo supervisior, el que todavía preside Alberto Lafuente se limitara a celebrar reuniones de puro trámite hasta su extinción definitiva prevista a finales de este mes.

La CNMC trabajará transitoriamente en una sala del Ministerio de Economía

Para evitarlo, el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, pidió personalmente a Lafuente que los dictámenes estuviesen listos en la primera quincena de septiembre. Y a ello se este comprometió por razones institucionales, según algunas fuentes, o, según otras opiniones porque, porque abrigaba esperanzas de continuar como consejero en la nueva CNMC, tal como se rumoreó este verano en la propia Comisión. El consejo ha aprobado ya los dictámenes de ocho normas (el último, en la reunión de ayer, sobre la orden ministerial de interrumpibilidad).

El lunes se conoció también el del real decreto sobre autoconsumo eléctrico. En este caso, la CNE rechaza la aplicación del polémico peaje de respaldo por parte de quien opte por el autoconsumo. La patronal de las cinco grandes eléctricas, Unesa, rechazó ayer dicho informe. En una nota de prensa recordaba que los “autoconsumidores” deben pagar dicho peaje, porque “están obligados como cualquier otro consumidor eléctrico, a pagar a través de su factura los costes regulados del sistema (primas y costes de las redes de transporte y distribución). Si no lo hacen, señalaba Unesa, lo pagarán por ellos el resto de usuarios.

 

Marín tomó posesión de su cargo con la ausencia del mundo empresarial

C. Monforte

Con el sector privado empresarial ausente, los diez miembros del nuevo consejo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), con José María Marín a la cabeza, juraron ayer sus cargos en un acto en la sede del Ministerio de Economía. Eso sí, a la ceremonia acudió el ministro de Economía, Luis de Guindos (del que dependerá el nuevo organismo supervisor resultado de la fusión de la CNE, la CMT y Competencia); la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría y los titulares de Industria, José Manuel Soria, y de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Fuentes de distintas empresas del sector energético aseguran que la ausencia no se debió al fuerte malestar que existe en el sector por la reforma eléctrica del Gobierno, sino a que no fueron invitadas ni tuvieron margen para poder acudir, pues el acto se organizó en la tarde del lunes. Tampoco se dejaron ver ejecutivos de las telecos ni de otros ámbitos, salvo el vicepresidente de Cepsa, Santiago Bergareche, empresa en la que Marín trabajó diez años, lo que se interpretó como una invitación personal.

Se trató de un acto marcadamente político, al que acudieron los segundos espadas de los ministerios económicos y representantes de numerosas instituciones, como el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez o el presidente de la AEB, Miguel Martín.

También asistieron al acto los presidentes y algunos consejeros de los reguladores que han sido dinamitados para integrarse, sin funciones reguladoras, en la nueva CNMC. Así, acudieron el presidente de la CNE, Alberto Lafuente; el de la CMT, Bernardo Lorenzo y el de Competencia, Joaquín García. Una presencia que sorpendió a quienes consideran que se les ha expulsado de sus cargos de forma ilegal.

En tanto se disuelven estos organismos y para la etapa de convivencia y transición que durará varias semanas, el Ministerio de Economía ha ofrecido una sala para las reuniones del consejo de la nueva CNMC.

También tomaron posesión del cargo el resto de miembros del consejo:María Fernández, como vicepresidenta y Fernando Torremocha, Clotilde de la Higuera, María Ortiz, Benigno Valdés, Eduardo García y Diego Rodríguez como vocales, todos ellos propuestos por el PP. Los dos restantes, Idoia Zenarruzabeitia y Josep María Guinart, por el PNVy CiU.

En su discurso, el nuevo presidente aseguró la independencia (el término más repetido de su intervención) del nuevo supervisor (aunque prefirió llamarlo agencia) quedaba garantizada. Según sus palabras, la CNMCconstituirá “un motor que impulse y facilite las reformas estructurales”. Para Marín “quedan aún otras por tomar y nuestra labor será acompañarlas y potenciarlas” y habló de confianza y de aumentar la seguridad jurídica.

Normas