Bankia cerrará su única sucursal
Imagen de la Isla de la Graciosa, Canarias.
Imagen de la Isla de la Graciosa, Canarias.

La isla de La Graciosa se queda sin bancos

Los 600 habitantes de la isla canaria de La Graciosa asistirán en octubre al cierre de su única sucursal bancaria. Los vecinos han decidido movilizarse para intentar forzar a Bankia a cambiar de planes. Cuando Caja de Ahorros de Canarias se integró en Bankia, la sucursal pasó de atender a los clientes a diario a abrir solo los lunes y los miércoles de 9 a 13:30 horas. Se instaló entonces un cajero automático para que los residentes pudieran realizar gestiones. Los vecinos denuncian que el cajero estuvo averiado durante 10 días de agosto, en plena temporada turística.

Si finalmente se cierra esta oficina, los vecinos de Caleta de Sebo y Pedro Barba se quedarían sin ninguna sucursal bancaria. La más próxima está en el pueblo de Haría, situado en la isla de Lanzarote. Es decir, para poder realizar gestiones en persona con su banco, los gracioseros deberían realizar un viaje en barco de 25 minutos y después completar el trayecto en coche. Este jueves, a las 11 de la mañana, los vecinos se manifestarán frente a la sucursal de Bankia en La Graciosa para reclamar una rectificación a la entidad.

“Tanto los residentes como los visitantes se quedarían sin un servicio fundamental y además esto perjudicaría mucho a la economía”, asegura Alicia Páez, concejal delegada de La Graciosa, según recoge la prensa local. Además de esta oficina, Bankia tiene previsto cerrar 54 sucursales más en territorio canario: 41 en la provincia de Las Palmas y 13 en Santa Cruz de Tenerife. Desde la plataforma de vecinos de La Graciosa, la octava isla del archipiélago canario, aseguran que esta decisión supone “despreciar la realidad insular ya que se desconoce la forma de vida de un pueblo. Con este tipo de acciones se le impide seguir avanzando”.

Joaquín Caraballo, vicepresidente del Cabildo de Lanzarote, expresó la semana pasada que va a pedir a Bankia que reconsidere su decisión porque “el caso de La Graciosa es especial, no sólo por el problema que se causaría a sus habitantes, sino a la gran cantidad de turistas que visitan la isla y que muchas veces requieren servicios bancario personales, por lo que requieren la existencia de una oficina”, informan medios locales.

Bankia señala que los cierres de oficina no son plato de gusto, pero que vienen impuestos por Bruselas. Desde la entidad recuerdan que el dinero público recibido tiene como condición el plan de reestructuración que ha emprendido Bankia y, por este motivo, los cierres no tiene vuelta atrás. La entidad estudia posibilidades como la de dejar un cajero operativo en las localidades que se quedarán son oficinas para generar el menor trastorno posible a los clientes, aunque no es una decisión que esté tomada ni, aseguran, se trata de algo sencillo. Bankia conservará abiertas en las Islas Canarias 117 sucursales (101 en Las Palmas y 16 en Santa Cruz de Tenerife).

Normas
Entra en El País para participar