La patronal asegura que han perdido un 10% de ventas en pleno verano
El presidente de la Confederación Española de Comercio, Manuel García-Izquierdo.
El presidente de la Confederación Española de Comercio, Manuel García-Izquierdo.

El pequeño comercio carga contra la libertad de horarios por desvirtuar las rebajas

Las ventas acumulaban 37 meses de caída consecutivos hasta julio

Baleares y Canarias, las únicas que han conseguido subir en temporada alta

El pequeño comercio se había agarrado al verano como una tabla de salvación frente a unas ventas que en julio llevaban cayendo 37 meses consecutivos. El buen momento del sector turístico (en los cuatro meses de temporada alta está previsto que lleguen 22,3 millones, un nuevo máximo histórico), la liberalización de horarios en 14 grandes ciudades y la liberalización de las rebajas hacían presagiar que se podía romper con esa tendencia negativa de ventas. Nada de eso ha sucedido. El pequeño comercio ha cerrado el verano con un descenso medio de las ventas del 10 % respecto a un año antes pese a las rebajas y la llegada récord de visitantes solo se ha dejado notar en las zonas más turísticas, como las Canarias o las Baleares, en donde la facturación ha subido entre el 3% y el 5 %.

Los empresarios achacan este efecto a la fuerte caída del consumo y a la liberalización de las rebajas (antes limitadas a dos periodos concretos del año) que han supuesto que estas se hayan “desvirtuado” y hayan perdido el efecto llamada que ejercían sobre los compradores. “En general, el verano ha ido peor de lo esperado. Canarias y Baleares son la excepción de la regla general de caída de ventas”, asegura el presidente de la Confederación Española de Comercio, Manuel García-Izquierdo en una entrevista a Efe. Según los datos provisionales que maneja la patronal, el ajuste medio es del 10%, pero en algunas regiones, especialmente las menos ligadas al turismo, la merma de ventas se ha elevado hasta cerca del 20%. “La liberalización de las rebajas ha conllevado que el consumidor haya sustituido salir a buscar chollos y de hacer compras compulsivas, por intentar encontrar solo lo que realmente necesita a buen precio”, apunta García-Izquierdo.

Por segmentos, el impacto ha sido muy diferente. El sector de moda, complementos y calzado ha mantenido el tipo, con un incremento de las ventas del 1,5% en el conjunto de julio y agosto apoyado en la llegada tardía del calor, lo que le ha permitido alargar el período de venta. En el otro lado se sitúa el segmento de equipamiento del hogar (muebles, electrodomésticos o electrónica), que ha vuelto a sufrir un revés, lastrado por la crisis y el pinchazo inmobiliario.

Mercadona reaviva el conflicto entre Estado y Cataluña

La cadena de distribución Mercadona ampliará a partir de hoy su horario comercial, que será de 9 de la mañana a 9.30 de la noche. Este cambio supone ampliar quince minutos el horario de apertura y quince el de cierre y se ha podido realizar gracias al impulso liberalizador del Ejecutivo, que elevó de 72 a 90 el número máximo de horas que las superficies podían abrir de forma voluntaria. Con el anterior horario, Mercadona abría 72 horas a la semana; con el nuevo son 75.

Una ampliación que sin embargo no la va a poder llevar a cabo en Cataluña, donde la norma marca un máximo de 72 horas. Fuentes de la Secretaría de Estado de Comercio rechazan esta interpretación y creen que la norma que está en vigor es la estatal.

Cuando el Ejecutivo aprobó la ampliación de horarios comerciales, Cataluña creó una norma autonómica más restrictiva que fue recurrida ante el Constitucional. El Alto Tribunal admitió a trámite el recurso y el Ejecutivo entiende que al estar suspendida la ley que manda es la estatal.

Normas