El PIB redujo del 0,4% al 0,1% su caída
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos.

Siete claves que explican el freno en el deterioro de la economía española

La economía española registró un decrecimiento trimestral del 0,1% en el segundo trimestre de 2013, una tasa tres décimas superior a la del primer trimestre del ejercicio (–0,4%). La principal explicación de la mejoría se debe a que la demanda nacional fue menos mala.

Eso sí, el PIB encadena nueve trimestre consecutivos de bajada tras la revisión del Instituto Nacional de Estadística (INE). Respecto al mismo trimestre de 2012 (en tasa interanual), el retroceso es del 1,6%.

Aquí se exponen siete claves sobre la evolución del PIB entre abril y junio:

1. La demanda interna, que se compone de dos factores: el consumo y la inversión; ambas variables cayeron menos. El consumo de los hogares descendió un 3,2% frente al 4,3% del primer trimestre, mientras que las administraciones públicas redujeron sus gastos un 2,9% frente al 3,8% de entre enero y marzo.  

2. La inversión, o formación bruta de capital fijo, disminuyó su decrecimiento en un punto y una décima este trimestre, pasando del –7,5% al –6,4%. Así, la evolución respecto al mismo trimestre del año anterior se sitúa en el –1,6%, frente al -2,0% del trimestre precedente.

3. La demanda externa es la mala noticia: reduce su aportación al PIB trimestral en seis décimas respecto al trimestre pasado (2 puntos). Esto se explica no porque se exporte menos, al contrario: las exportaciones de bienes y servicios aumentan en 5,6 puntos porcentuales su crecimiento, al pasar del  3,6% en el primer trimestre al 9,2% en el segundo.

4. Las importaciones también aumentaron, de aquí que se haya reducido la aportación de la demanda externa. El crecimiento de las importaciones de bienes y servicios fue del 3,1% en el segundo trimestre, frente al –4,8% del primero, debido fundamentalmente a la aceleración  experimentada por las importaciones de bienes (del –5,0% al 4,6%). 

5. El empleo descendió a un ritmo anual del 3,8%, siete décimas menos que el registrado en el primer trimestre de 2013, lo que supone una reducción neta aproximada de 623.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

6. El trabajo por cuenta propia registra en el segundo trimestre un decrecimiento del 3,2%, un punto porcetual mejor que el trimestre precedente. La menor contracción del empleo se mantiene también en el empleo asalariado, que pasa de una caída del 5,6% al 4,9%.

7. Todas las áreas de actividad, excepto la construcción, moderaron su decrecimiento. Y una de las mayores mejoras se produce en los servicios, que crecen en siete décimas su registro anterior, situándose en el –2,7%. La industria registra una variación de –5,5% frente al  –5,9% del primer trimestre. La construcción baja del millón de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (971.700) por primera vez desde 1987.



Normas