Asegura que la inflación bajará al 1% en septiembre
El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre.
El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre. EFE

El Gobierno prevé un crecimiento del 0,2% este trimestre

En rueda de prensa para valorar la caída del PIB en un 0,1% en el segundo trimestre del año en tasa intertrimestral, Jiménez Latorre ha incidido en que la evolución cíclica de la economía ha llegado al punto de inflexión que modificará su tendencia.

Al ser preguntado si España saldrá de la recesión en el tercer trimestre del año, Latorre ha dicho que “eso es” y que “están (sentadas) las bases para la nueva tendencia que ponga fin a un proceso de larga y profunda recesión”.

En este sentido, ha dicho que según la revisión de los datos de contabilidad nacional relativos a 2009, 2010, 2011 y 2012, la economía española habría estado en recesión prácticamente desde 2008, ya que a pesar de haber registrado algunos trimestres positivos en 2011, ello no significó una recuperación y “al final el crecimiento de 2011 fue de tan sólo una décima”.

Latorre ha indicado que las cifras que espera el Gobierno para los próximos trimestres están en torno a un crecimiento del PIB de entre un 0 % y un 0,2 %, manteniendo que la economía caerá en 2013 en tasa interanual el 1,3% “tal y como marcan las previsiones”. “La estimación es entre el 0% y el 0,2% para cada uno de los dos trimestres que quedan”, ha reiterado.

Asimismo, el secretario de Estado ha destacado que en la segunda mitad del año también se moderará el proceso de destrucción de empleo y ha valorado la “importante” corrección de los desequilibrios externos, tanto por la mejora en la necesidad de financiación de la economía española como por la corrección de la balanza por cuenta corriente. También ha incidido en la mejora de la competitividad que -en su opinión- pondrán las bases de la recuperación económica esperada para los próximos trimestres.

Jiménez Latorre asegura que la menor caída del PIB en el segundo trimestre del año se basa en la demanda externa y en el “buen comportamiento” de las exportaciones que han crecido el 9,2% en tasas anuales, así como por la moderación en el ritmo de caída del consumo de los hogares.

Aunque ha lamentado que la contracción de la inversión ha dicho que se debe a la intensificación de la caída de la inversión en la construcción, sin embargo, ha destacado el crecimiento de la inversión en equipo, por segundo trimestre consecutivo.

Sobre la revisión del dato de contabilidad nacional de los años precedentes y su posible impacto en el déficit público de 2012, Jiménez Latorre ha asegurado que “habrá que esperar a que se hagan todos los ajustes” ya que a finales de septiembre también se conocerán los datos de ingreso que ofrece la Intervención General de la Administración.

Subida del IPC

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha insistido en que la inflación interanual terminará el año en una tasa del 1% y ha valorado que haya bajado tres décimas en agosto. En rueda de prensa, Latorre ha negado que el índice de precios de consumo (IPC) pueda verse afectado por las tensiones geopolíticas que puedan sucederse en Siria y que a su vez tuvieran como consecuencia un incremento en el precio del crudo.

“Lo hemos tenido en cuenta. Hemos incorporado estas incidencias de tensiones geopolíticas en nuestras estimaciones de inflación”, ha dicho, tras reiterar que el IPC se situará en diciembre en una tasa interanual cercana al 1%. Según el indicador adelantado del IPC publicado hoy por el INE, la inflación interanual cayó en agosto tres décimas respecto a julio y se situó en el 1,5%.

Si este dato se confirmara el próximo 12 de septiembre, supondría que el IPC baja por segundo mes consecutivo tras dos meses al alza. Según el INE, este descenso se debe, principalmente, a que la subida de los precios de los carburantes y lubricantes es inferior a la registrada en agosto de 2012.

La remuneración de asalariados baja y los beneficios empresariales suben

La destrucción de empleo y la reducción de sueldos explica que la remuneración de asalariados siga perdiendo protagonismo en la distribución de la riqueza en España. En el segundo trimestre, los salarios agregados del conjunto de españoles cayeron un 5% respecto al mismo período del año anterior. Si bien supone el descenso más suave desde el primer trimestre de 2012, todo apunta que la tendencia se mantendrá todavía a corto plazo.

La retribución de los asalariados llegó a situarse por encima del 50% del PIB en 2009 y, desde ese nivel cayó al 46,9% del PIB (482.627 millones) el año anterior, un mínimo histórico. Mientras los salarios pierden peso, las beneficios empresariales aumentan. En el segundo trimestre avanzaron un 3% respecto al mismo período del año. Las cifras indican que el excedente de las empresas ha aumentado en los últimos dos años. En 2012, los beneficios de las empresas alcanzaron los 452.417 millones, un 44% del PIB. Es cuestión de tiempo que el excedente empresarial supere a los salarios en un año natural.

Normas
Entra en El País para participar