Madrid y Bruselas restan urgencia a la conversación
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Rajoy trasladará su postura sobre el conflicto en Gibraltar a Durao Barroso

El Gobierno mantiene los controles en la Verja pese a las quejas británicas

La UE opina que España tiene derecho siempre que la vigilancia sea proporcionada

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tratará la crisis ocasionada por el vertido de bloques de hormigón en la bahía de Gibraltar con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, en una entrevista que tendrá lugar entre hoy y mañana.

La presión ejercida por el primer ministro británico, David Cameron, no ha variado la decisión española de mantener los controles en la Verja, por lo que en la jornada del sábado se registraron esperas de hasta dos horas para cruzarla. Como telón de fondo de la conversación entre Rajoy y Durão Barroso aparece la petición del premier británico de que Bruselas mande observadores a la frontera con la colonia.

Fuentes de Moncloa, según apunta El País, aseguran que la cuestión no es urgente y que el Gobierno está abierto al diálogo con Londres. Pero mientras se produce la negociación España seguirá ejerciendo un estricto control “porque son un deber y porque son proporcionados”, recoge el rotativo de fuentes oficiales.

Moncloa avanzó el pasado viernes que el Presidente del Gobierno y el de la Comisión Europea hablarían sobre la situación en Gibraltar. Desde Bruselas se apunta a que la conversación tendrá lugar mañana y también se resta urgencia al asunto. Fuentes comunitarias opinan que España tiene legitimidad para realizar los controles, siempre que estos sean proporcionados. Gibraltar los tilda de “ridículos y exagerados”.

Normas
Entra en El País para participar