Los dueños del 2,48% del capital,sin liquidez
Airbus de Vueling.
Airbus de Vueling.

700.000 acciones de Vueling, al limbo

 Vueling cerró ayer su último capítulo en Bolsa, ya que a partir de hoy queda excluida de forma definitiva de la cotización en los parqués. Pero la relación con parte de su accionariado puede estar aún por escribirse. Un total de 741.721 títulos de la aerolínea catalana, equivalentes al 2,48% de su capital, no pueden desde hoy negociarse de forma alguna: ni en el mercado de valores, ni con su nueva dueña, IAG, a la que el resultado de la opa le exime de obligación alguna para comprar estos títulos.

El grupo que engloba a Iberia, British Airways y ahora también a Vueling informaba el dos de agosto que completaba el proceso para hacerse con el 9,49% de las acciones de la aerolínea que no estaban en sus manos, 2.837.622 títulos, con el fin de sacar de cotización a la compañía de bajo coste. Los poseedores del 73,86% de estas acciones aceptaron la oferta de compra, que valoraba cada acción a 9,25 euros. El resto, se negaba o bien no respondía a la oferta.

Según el artículo 47 de la Ley de Opas, en su capítulo 10, es necesario que el 90% del capital social al que va dirigida la oferta en cuestión dé su visto bueno para que, bien la compañía o bien los accionistas que no dieron su conformidad, puedan efectuar la compraventa de las acciones restantes. En caso contrario, los títulos quedan en una especie de limbo en el que no pueden ser negociados por ninguna vía, al estar exlcluidos de cotización pública y al no tener obligación la compañía ofertante de comprar sus acciones. Y este es el caso.

IAG no tiene obligación de adquirir el 2,48% de las acciones de Vueling que no tiene, ya que no le impiden ejercer un control total sobre ella y además le supone un ahorro de siete millones de euros.

“Extraña situación”

Desde Vueling confirman la “extraña situación” en el que quedan estos accionistas, que bien por desconocimiento de la Ley de Opas o bien por no haberse percatado del proceso, se quedan con unas acciones sin utilidad alguna.

Sus dueños, del que no se conoce el número concreto, deberán esperar a que IAG_decida negociar a título particular con ellos, algo para lo que no tiene ninguna obligación y tampoco necesidad.

Con la exclusión definitiva de Vueling de los parqués, la aerolínea catalana abre una nueva etapa en sus nueve años de historia. En 2006 completaba su salida a Bolsa, con un precio de partida de 30 euros por acción. Aquella primera sesión la cerraba con un repunte del 10%, en 32,99 euros, y su mayor valoración la registraba el 22 de febrero de 2007, con un precio de 46,66 euros.

Seis años después, sus accionistas –una parte, al menos– vende sus títulos por un 80% menos. Los que no lo han hecho, deberán esperar alguna concesión de IAG, o simplemente, guardar sus títulos en el cajón.

Normas
Entra en El País para participar