Trabajo presentará esta semana la evaluación de la reforma
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. EFEArchivo
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. EFE/Archivo EFE

El Gobierno anuncia “cambios menores” en la reforma laboral

Báñez avanza que los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social correspondientes al mes de julio serán favorables

El plan antifraude ha logrado aflorar 130.747 empleos y desmantelar 3.523 empresas ficticias

Los técnicos del Ministerio de Empleo ultiman estos días la primera evaluación de los efectos de la reforma laboral, que presentará la titular de este departamento, Fátima Báñez, a final de semana. En función de los resultados de esta evaluación, el Gobierno modificará aquellas partes de la reforma que no funcionen, pero se limitará a “cambios menores”, no de calado, según avanzó ayer Báñez.

 Afinales de esta semana, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, tiene previsto hacer público un informe en el que se incluirá la evaluación de los efectos de la reforma laboral que ha elaborado el Gobierno. “Según estos resultados, tomaremos decisiones, pero no va a haber una nueva reforma laboral”. Así de contundente rechazó la posibilidad de dar una nueva vuelta de tuerca a la normativa del mercado de trabajo, justo ahora que se va a cumplir un año y medio desde que se aprobó la última y polémica reforma laboral, que la ministra calificó ayer de “profunda y equilibrada”.

Dicho esto, Báñez –que inauguró ayer el seminario Reformas para el crecimiento económico, la generación de empleo y el refuerzo de la sostenibilidad del sistema de pensiones, en la residencia de La Granda (Asturias)– sí admitió que el Ejecutivo podría, una vez conocido este informe, acometer algún retoque en la ley. En concreto, se refirió a la anunciada reforma administrativa de los contratos. Esto consistirá en simplificar el número de distintos formularios que existen para realizar las distintas modalidades de contratación. Así, aunque hay seis modelos distintos de contratos, cada uno de ellos va aparejado a bonificaciones y ayudas de distinto tipo, lo que lleva a los empresarios a quejarse de esta complejidad administrativa.

En este punto, varios de los expertos que participaron ayer en este seminario hicieron numerosas recomendaciones a Báñez. El analista sénior del servicio de Estudios del Banco de Santander, Federico Gómez sugirió que, además de la simplificación avanzada por la ministra, serían necesarios nuevos cambios en el sistema de políticas activas o incentivos para recortar la excesiva dualidad del mercado de trabajo.

A esto, el economista jefe del servicio de estudios del BBVA, Rafael Domenech añadió: poner ya en marcha el portal único de empleo, fomentar la creación de empresas medianas, mejorar el sistema de protección por desempleo, vinculándolo más a la búsqueda activa de trabajo o aumentar la intermediación privada y la empleabilidad de los mayores de 55 años.

Dicho todo esto, Báñez también adelantó que los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social correspondientes al mes de julio, que se conocerán el próximo viernes, también serán favorables, “en la línea de buenos resultados de los últimos meses”, precisó; e insistió en que ya “se ha dejado atrás lo peor de la crisis”. Asimismo, presentó un pequeño balance del plan antifraude en materia de empleo. Desde abril de 2012, los inspectores han aflorado más de 130.746 empleos sumergidos; se han desmantelado 3.523 empresas ficticias y, con ello, se han anulado 64.379 altas indebidas a la Seguridad Social.

Cómo evitar que España se estanque como Japón

"No está escrito en ningún libro que tras una recesión tenga que venir una expansión, la economía puede quedarse atrapada en el estancamiento, tal y como le sucedió a Japón”, aseguró ayer el catedrático de Teoría y Política Macroeconómica de ICADE, Benigno Valdés, durante su intervención en los cursos de La Granda (Asturias).

Y es que existe cierto consenso entre los expertos acerca de que la economía española ha tocado fondo, pero eso no es ninguna garantía de que vaya a crecer. De hecho, hace solo un par de semanas, el FMI ya se apeó de ese consenso y cambió su previsión para la economía española de un avance del 0,7% al 0,0% en 2014.

Ante esta situación, ¿Qué debe hacer España para no estancarse? La mayoría de los expertos que intervinieron ayer en este seminario lo tiene claro. Lo primero es culminar la reforma del sistema financiero. Además, para el director del gabinete técnico de CC OO, Miguel Ángel García, urge un cambio del modelo productivo sin atajos y alejados del mercado inmobiliario. “Los Gobiernos y los empresarios de todos los niveles deben cambiar la cultura del dinero fácil y han de reinvertir los beneficios”. Eso significa un cambio en la negociación colectiva que dé más protagonismo al trabajador y al empresario a través de la flexibilidad interna, añadió.

Además, García y Rafael Domenech (BBVA) coincidieron en la necesidad de controlar más los precios internos, para lo que se debe abrir más a la competencia determinados sectores como la alimentación, la electricidad o el transporte. Y Valdés (ICADE) apostó por terminar cuanto antes la reforma de las pensiones, lo que en su opinión podría contribuir incluso a bajar al prima de riesgo. Por su parte, el presidente ejecutivo de Equipo Económico Ricardo Martínez Rico llamó la atención sobre el hecho de que España está a la espera de que la inversión llegue tras la mejora de las exportaciones porque en esta ocasión está tardando en producirse este efecto más que en anteriores crisis. “Hay capacidad ociosa que debería llegar al suelo para empezar a crecer”, dijo.

Normas