Breakingviews

Bruselas toca los sueldos de la banca

Bruselas está golpeando en los puntos correctos. La próxima reforma de la Comisión Europea de las ayudas estatales a los bancos en quiebra recortará la remuneración de los prestamistas requieran inyecciones de dinero de los contribuyentes.

Los bancos que cayeron durante la crisis financiera de 2008 en su mayoría terminaron despidiendo a sus mandatarios. Pero, en general, continuaron pagando a sus otros miembros del personal más de la cuenta. La nacionalizada Royal Bank of Scotland pagó mucho dinero a los banqueros de inversión y probablemente costará más en malas relaciones públicas de lo que generó en ingresos.

Las normas de la Comisión, que entrarán en vigor el 1 de agosto, deberían cambiar esta situación. Si un banco recibe dinero del gobierno, la remuneración total de un individuo –salario, bonos y fondos de pensiones– no podrá exceder en 15 veces el salario medio de determinado país, o 10 veces el sueldo medio de los empleados del banco.

El nuevo sistema solo se aplicaría a futuros rescates y sería un incentivo para evitar que se produzcan

El nuevo sistema se aplicaría solo a futuros rescates, y está diseñado como un fuerte incentivo para que los bancos se reestructuren o aumenten su capital a el tiempo, antes de ser obligados a pedir ayuda al gobierno. Los jefes pueden aceptar menores rendimientos si hay un recorte salarial más doloroso a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, el nuevo sistema no es perfecto. Los prestamistas que reciban el apoyo del Estado en el futuro se enfrentarán a problemas de contratación si se les impide pagar a los potenciales ejecutivos a precios de mercado. Esto podría ser especialmente negativo ya que las instituciones rescatadas necesitan banqueros competentes. La Comisión podría modificar su reglamento y permitir cierta flexibilidad.

Lo más importante en la propuesta del nuevo sistema es que sea menos probable que los bancos terminen en manos del Estado. Existe la posibilidad de alcanzar esa meta.

Normas