La afiliación de junio solo puede calificarse de modesta

Toda la verdad sobre el empleo en junio

Imagen de una oficina del Inem.
Imagen de una oficina del Inem.

La magnífica marcha descendente del número de demandantes de empleo en el trimestre, que ha podido absorber todo el avance generado en el primer trimestre del año, de tal guisa que hoy hay menos parados que el 31 de diciembre pasado, no tiene una réplica igual de boyante en la Seguridad Social. La Encuesta de Población Activa dirá si se ha tratado en el periodo abril-junio del mejor trimestre para el empleo desde 2007, pero la afiliación de junio solo puede calificarse de modesta, si bien es cualitativamente mejor que la junio de 2012.

Dado que el mejor sistema para medir la ocupación es la Seguridad Social, puesto que registra a todas las personas que en un momento determinado están cotizando y que lo hacen porque tienen una relación laboral reconocida, analizaremos en detalle su comportamiento en junio, en el trimestre, en el semestre y en el año para tener una idea fiel de su evolución, y detectar o descartar si hay motivos para considerar que la tendencia de la economía ha cambiado.

Aunque la evolución de los cotizantes en junio es más sólida que la de junio del año pasado, ha sido cuantitativamente más modesta (luego vemos por qué). En junio de este año el avance de la afiliación ha sido de 26.853 cotizantes, mientras que en junio de 2012 avanzó en 31.332 nuevos afiliados. El trimestre completo, sin embargo, ha sido mejor este año por el tirón de abril y mayo, sobre todo. En concreto avanzó en 212.590 personas, frente a los 125.333 del segundo trimestre de 2012, lo que permite asegurar que estos volúmenes mayores pueden estar movilizados por una actividad económica más fuerte, que llevaría el crecimiento intertrimestral cerca del 0%, frente a una caída del 0,5% en el primer trimestre del año.

Tomando el semestre, mientras que en paro registrado se produce un pequeño alivio, en la Seguridad Social no se logra que el 30 de junio haya más afiliados que el 31 de diciembre último, aunque a falta de poco. En concreto ahora hay 16.393.866 cotizantes, y hace seis meses eran 16.442.681. Y en tasa interanual la caída se ha estabilizado en el 3,7%, con una pérdida de ocupación de 633.977 personas.

Hay que destacar también la evolución desestacionalizada de los datos de afiliación. Mientras que en el primer trimestre del año el número de cotizantes descendió en unos cien mil, en el segundo trimestre prácticamente se ha estabilizado, con un descenso de menos de 25.000, y con crecimiento en el mes de mayo.

¿Por qué junio de 2013, pese a la modestia de las cifras, ha sido mejor que junio de 2012? Fundamentalmente porque se registran avances consistentes en actividades económicas estructurales, como la industria manufacturera y el comercio, mientras que el desempeño en aquellas de naturaleza coyuntural es similar al de hace un año. En concreto la industria manufacturera ha generado en junio 6.097 nuevos cotizantes, frente a una caída de 1.183 en junio del año pasado y un avance de solo 3.575 en mayo de este año. En el comercio pasa algo parecido, con un avance este mes de 12.593 personas, frente a un incremento de solo 8.524 el mismo mes del año pasado.

El resto de las actividades coyunturales calcan la evolución del año pasado: sube 29.000 en la hostelería y baja 38.000 en la educación; llega el turismo, se va el personal escolar. Incluso la construcción, cuyo componente cíclico debe haberse agotado, se he registrado avance de cotizantes en junio (2.983), frente a una caída de junio del año pasado (6.422).

Ocupación por cuenta propia
El empleo generado tiene un fuerte componente de ocupación por cuenta propia, con un avance de los autónomos prácticamente similar al de los asalariados (12.433 frente a 12.836), de tal forma que el número de autónomos está prácticamente al nivel de hace un año, mientras que el de los asalariados está aúna un 4,37% por debajo. El avance en los autónomos seguirá produciéndose, puesto que el modelo laboral en las salidas de las crisis concentran la contratación en ese tipo de relación laboral, ya que las empresas son inicialmente muy remisas a contratar, y solo lo hacen cuando se ha consolidado la recuperación de la demanda.

Llama también la atención que el número de afiliados hombres sube bastante, mientras que desciende el de las mujeres. Hoy es indiferente por la extensión del empleo femenino, pero tradicionalmente la ocupación masculina es más sólida, y supone una recomposición de la renta de los hogares puesto que suelen ser la persona de referencia. Insisto: este análisis vale cada vez menos, pero hace una veintena de años era un síntoma evidente de mejora del mercado.

Y constata la mejora del empleo en el trimestre el alta de nuevas empresas. Aunque solo hay datos disponibles hasta mayo, en ese mes el número de sociedades de alta llegó a 1,394.384, con incremento en todos los tramos de plantilla, pero especialmente en los de menos de 50 trabajadores.

Normas