Advierte del riesgo de repunte en los tipos de interés de los bonos

Basilea pide cautela en la retirada de las políticas de estímulo

Los tenedores de bonos de Estados Unidos podrían perder un billón de dólares

Caruana subraya el riesgo de dependencia de las políticas monetarias expansivas

Basilea pide cautela en la retirada de las políticas de estímulo

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, en sus siglas en inglés) considera “fundamental que los bancos centrales comuniquen de forma clara y con suficiente antelación sus intenciones de endurecimiento” de sus políticas monetarias.

El BIS señala en su último informe anual que “entre las principales prioridades de los bancos centrales estarán adoptar estrategias flexibles para el repliegue progresivo de sus actuales políticas y realizar ajustes difíciles -aunque no reformas profundas- de los marcos de política monetaria anteriores a la crisis”.

El presidente de la Reserva Federal estadounidense, Ben Bernanke, presentó el miércoles pasado el calendario para la retirada el programa de compra de deuda. La Fed comenzará este año a reducir el volumen de compra y a mediados del próximo año quedará retirado por completo.

Cuando las tasas de interés y los rendimientos de los bonos comiencen a subir, los inversores en deuda pública incurrirán en enormes pérdidas por la caída del precio de los bonos.

Un aumento de tres puntos porcentuales en los rendimientos a lo largo de toda la estructura de vencimientos haría perder a los tenedores de valores del Tesoro estadounidense (excluida la Reserva Federal) más de un billón de dólares, el equivalente a casi el 8% del producto interior bruto (PIB) estadounidense, según cálculos del BIS.

Las pérdidas para los tenedores de deuda emitida por Francia, Italia, Japón y el Reino Unido oscilarían entre aproximadamente el 15 y el 35 % del PIB de los respectivos países.

El BPI añade que “no es probable que los rendimientos escalen 300 puntos básicos de la noche a la mañana, pero la experiencia de 1994, cuando los rendimientos de la deuda a largo plazo en una serie de economías avanzadas aumentaron alrededor de 200 puntos básicos en el transcurso de un año, recuerda que puede producirse un gran repunte en relativamente poco tiempo”.

Aunque sofisticadas estrategias de cobertura de riesgo puedan proteger a los inversores individuales, alguien debe asumir el riesgo de tasa de interés en última instancia.

Dado que los bancos extranjeros y locales estarían entre los que registrasen las pérdidas, las subidas de las tasas de interés plantean riesgos para la estabilidad del sistema financiero si no se ejecutan con sumo cuidado, advierte el BIS en su informe anual.

El director general de la institución, Jaime Caruana (que hoy ha sido reelegido para el cargo) recordaba en su discurso que "el crecimiento financiado con deuda disimuló la pérdida de productividad laboral y la distribución distorsionada a gran escala de recursos en numerosas economías".

Los bancos centrales de las principales economías avanzadas acumulan activos que ascienden ahora al 25% del PIB colectivo de sus países.En las economías emergentes, los bancos centrales también ampliaron en la crisis sus balances, que ahora contabilizan activos valorados en más del 40% de su PIB.

Los activos de los bancos centrales de las economías avanzadas y de mercado emergentes han pasado de 10,4 billones de dólares en 2007 a más de 20,5 billones en la actualidad, y sigue ejerciéndose presión sobre ellos para que persistan en sus políticas.

Pese al grado de expansión monetaria, el crecimiento económico sigue siendo deslucido y la creación de empleo está por afianzarse, según el BIS.

Normas