La red social atendió solicitudes de datos de 19.000 usuarios en el segundo semestre de 2012

Facebook y Microsoft reconocen peticiones de información del Gobierno de EE UU

Facebook
Facebook REUTERS

El escándalo provocado por la publicación de los programas de espionaje de Estados Unidos ha pasado a un nuevo capítulo. Dos de las grandes empresas tecnológicas, Facebook y Microsoft, de las que, supuestamente, el programa de espionaje estadounidense PRISM accedía a sus servidores, han reconocido que durante el segundo semestre de 2012 recibieron peticiones por parte de Washington sobre información de sus usuarios.

Ambas empresas, que junto con Google, solicitaron hace unos días permiso a las autoridades estadounidenses para poder publicar datos vinculados con la filtración con el objetivo de recuperar la confianza de sus clientes, han publicado las peticiones de información que recibieron en los últimos seis meses del año por parte de Estados Unidos, pero han lamentado no poder ofrecer más información a sus usuarios y clientes para poder cumplir con las exigencias de Washington y no han concretado cuántas de estas peticiones fueron atendidas.

Facebook ha reconocido a través de un comunicado firmado por su consejero legal de Facebook, Ted Ullyot, que en el los últimos seis meses de 2012 ha recibido entre 9.000 y 10.000 peticiones de información privada por parte de las autoridades estadounidenses, desde solicitudes de la policía local, a nivel estatal, federal o relativa a la seguridad nacional, que habrían afectado a entre 18.000 y 19.000 cuentas, una cifra que según la red social supone una “una pequeña fracción” de su más de 1.100 millones de usuarios.

Con esta explicación, Facebook pretende poner "en perspectiva las falsas afirmaciones” que han aparecidos en ciertos medios, según ha declarado. Ullyot asegura que la empresa siempre intenta proteger la privacidad en estas peticiones, hasta el punto que “a veces se rechazan o se pide que se rebajen”. Facebook además ha insistido en que "vamos a seguir vigilantes en la protección de los datos de nuestros usuarios y de las solicitudes gubernamentales injustificadas, y vamos a seguir impulsando todos los gobiernos a ser lo más transparente posible".

Unas declaraciones que llegan días después de que en el caso de Facebook, Mark Zuckerberg, afirmara que la empresa nunca había formado parte de un programa que diera acceso a las autoridades a sus servidores.

Por su parte, Microsoft ha comunicado que en el segundo semestre del pasado año recibió entre 6.000 y 7.000 peticiones de información por parte de las autoridades estadounidenses, que habrían afectado a entre 31.000 y 32.000 clientes. Su vicepresidente y consejero general adjunto, John Frank, ha asegurado que pese a la información que las autoridades estadounidenses les han permitido ofrecer, "seguimos creyendo que lo que se nos permite publicar sigue siendo inferior a lo que se necesita para ayudar a la comunidad a entender y debatir estas cuestiones".

La pasada semana, los diarios The Guardian y The Washington Post publicaron la existencia de dos programas de espionaje, en los que participaba la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), uno afectaba a registros telefónicos (apuntando a la compañía Verizon) y un segundo a empresas de internet, conocido como PRISM. Programa con el  que supuestamente EE UU accedería a los servidores de Google, Facebook, Microsoft, Apple, Yahoo, Skype, YouTube, AOL y PalTalk, que habrían accedido a ello voluntariamente, circunstancia que todas ellas negaron en un primer momento.

Bruselas pide más transparencia a EE UU

La comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, y el secretario estadounidense de Justicia, Eric Holder, se reunieron ayer durante el transcurso de una cumbre bilateral entre EE UU y la Unión Europa y analizaron la protección de datos después del escándalo de espionaje desvelado por Edward Snowden. Reding aseguró al término de la reunión que cualquier operación de vigilancia de individuos o grupos se lleva a cabo con la autorización de los tribunales y siempre de acuerdo con “sólidas evidencias”.

Normas