Jornada del Instituto Berggruen y el de Políticas de París

Rajoy plantea que las ayudas para contratar jóvenes no computen en el déficit

Reclama medidas del BCE y del BEI para mejorar la financiación de las pymes

Exige acelerar el fondo de 6.000 millones previsto para combatir el desempleo juvenil

El presidente de Francia Francois Hollande (d) y el presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy participan en una rueda de prensa hoy, martes 28 de mayo de 2013, en el Palacio del Elíseo en París (Francia).
El presidente de Francia Francois Hollande (d) y el presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy participan en una rueda de prensa hoy, martes 28 de mayo de 2013, en el Palacio del Elíseo en París (Francia). EFE

En España, los últimos datos disponibles calculan que se destinaron a bonificar diversas modalidades de contratación unos 2.600 millones de euros al año. Rajoy ha reclamado, en el marco de una jornada sobre Europa y el paro juvenil organizada por el Instituto Berggruen y el Instituto de Ciencias Políticas de París, además medidas del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y del Banco Central Europeo (BCE) para mejorar el acceso a la financiación por parte de las pymes. El presidente del Gobierno espera que se tomen decisiones sobre estas propuestas en el Consejo Europeo de finales de junio.

“Europa debe hacer más, mejor, más rápido y de forma más eficiente”, ha dicho Rajoy en un discurso durante una jornada sobre Europa y el paro juvenil organizada por el Instituto Berggruen y el Instituto de Ciencias Políticas de París. “Todos estamos muy preocupados por el desempleo juvenil y queremos adoptar acciones efectivas”, ha señalado.

“La primera, y sin duda la más relevante, es la creación de un mecanismo que permita excluir, de forma temporal, las bonificaciones a las cotizaciones sociales para la contratación de jóvenes del cómputo del déficit en el procedimiento de déficit excesivo”, ha explicado el presidente del Gobierno.

“Con esta actuación, permitiríamos una acción contundente e inmediata, con verdadera capacidad de incentivo a la contratación”, ha sostenido. En cuanto al fondo de 6.000 millones de euros, Rajoy ha subrayado que “necesitamos que estos fondos puedan utilizarse de forma acelerada a partir del mismo mes de enero de 2014”.

El presidente del Gobierno se ha felicitado además por la iniciativa de la canciller alemana, Angela Merkel, de convocar una reunión de ministros de Empleo de la UE el próximo 3 de julio en Berlín.

En cuanto a la financiación de las pymes, Rajoy ha reclamado al BEI que triplique el volumen anual de préstamos a estas empresas, desde los 10.000 millones de euros que se destinan ahora hasta los 30.000 millones. También ha propuesto que el BEI otorgue a los bancos comerciales “garantías de alta calidad sobre las carteras de nuevos préstamos a las pequeñas empresas”.

“Se trata de aminorar su consumo de capital y favorecer su movilización en el mercado mediante titulización de activos que alcancen un nivel suficiente de rating”, ha explicado. Finalmente, ha planteado desarrollar un programa de ayuda al comercio para las pymes.

“Con pleno respeto a su independencia, creo firmemente que el BCE puede y debe hacer más” por las pymes, ha dicho Rajoy, que ha ofrecido a su presidente, Mario Draghi, “iniciar un diálogo interinstitucional para tratar este asunto”.

Avanzar en la Unión Bancaria

El presidente del Gobierno ha reclamado además que el Consejo Europeo de junio sirva para avanzar en la unión bancaria. “En diciembre pasado aprobamos el diseño de la supervisión única y su entrada en vigor para marzo de 2014. Esta fecha no admite retrasos”, ha dicho. También ha pedido adoptar rápidamente la directiva de resolución bancaria y el sistema de recapitalización directa de los bancos.

Rajoy ha propuesto además avanzar en la unión fiscal con la creación de “algún tipo de deuda común europea y sistemas de compensación de shocks asimétricos”. En cuanto a la unión económica, ha planteado “más integración en sectores clave como la banca minorista, los servicios, las telecomunicaciones o la energía”.

A juicio del presidente del Gobierno, la mayor parte de estas medidas pueden adoptarse sin necesidad de modificar los Tratados, a diferencia de lo que quiere Alemania. “Sólo cuando hayamos podido volver a la senda del crecimiento y el empleo, podremos abordar esta tarea, a la vista de las necesidades que vayamos encontrando por el camino”, ha defendido.

Normas
Entra en El País para participar