La banca espera cerrar el crédito de 55 millones este mes

Deloitte solo asegura las nóminas de mayo y junio en Pescanova

Entrada a la sede de Pescanova.
Entrada a la sede de Pescanova. REUTERS

El tiempo apremia para Pescanova, en concurso de acreedores voluntario desde el pasado 15 de abril. El administrador designado por la CNMV, Deloitte, comunicó este viernes al comité de empresa de la compañía que solo garantiza el pago de las nóminas de mayo y junio. La consultora también explicó que no descarta un ajuste de plantilla en un futuro, si bien matizó que estas medidas serían lo menos traumáticas posibles y no se producirían de forma inmediata. El grupo pesquero cuenta con 11.000 trabajadores en todo el mundo.

Los problemas de liquidez de Pescanova son acuciantes. El viernes volvieron a reunirse los principales bancos acreedores del grupo alimentario por conference call para perfilar los detalles del crédito urgente de 55 millones de euros que Pescanova ha solicitado para asegurar el mantenimiento de su actividad.

Seis entidades (Sabadell, Novagalicia, Popular, Bankia, CaixaBank y Deutsche Bank) ya han manifestado su disposición a dar estos fondos a la compañía a cambio de que Deloitte les garantice prioridad en el pago de esta deuda. Aun así, la consultora mantiene reuniones con otras entidades acreedoras –entre ellos los dos grandes, Santander y BBVA– para intentar ampliar este grupo.

Fuentes financieras aseguran que la idea es que el préstamo esté cerrado antes de finales de este mes, que se negocia a unas condiciones de euríbor más el 4% y a un plazo de un año. Está previsto que el lunes se produzca otro encuentro entre los bancos y el administrador concursal.

La compañía ha explicado a los bancos que las necesidades de liquidez más urgentes son para sus filiales argentina y chilena. También ha asegurado que con este colchón tendría circulante suficiente hasta el próximo mes de octubre.

Por otra parte, según fuentes consultadas por Efeagro, el expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, vació de actividad económica a la sociedad matriz al traspasar a otras empresas su negocio (la actividad de Cofrio, ventas de langostino de Mozambique, y de calamar y merluza en Malvinas) antes de la llegada de la administración concursal.

Fernández de Sousa, junto con otros tres consejeros y accionistas de la compañía, fueron imputados el pasado jueves por el juez Pablo Ruz por falsear las cuentas, administración desleal y uso de información privilegiada. Ese mismo día, Pescanova le revocó todos los poderes en las filiales de la compañía.

Normas