Las exportaciones tiran del sector

La producción de automóviles se reactiva y crece un 20% en abril

En los primeros cuatro meses del año la venta de coches a otros países ha crecido un 5%

El número de vehículos exportados en ese periodo llega a 641.521 unidades.

Varios operarios revisan coches Ford Fiesta en la factoría Ford de Almussafes.
Varios operarios revisan coches Ford Fiesta en la factoría Ford de Almussafes. EFE

La producción de vehículos en las 17 fábricas españolas vivió un repunte del 20% durante abril, mes en el que se produjeron un total de 185.530 unidades. Hay que tener en cuenta que abril de 2012, con el que se hace la comparación mensual, tuvo menos días hábiles al celebrarse la Semana Santa. Sin embargo, en los cuatro primeros meses del año la actividad en las fábricas del país marca una tendencia positiva, ya que en este tiempo la producción ha alcanzado las 742.817 unidades, un 3,28% más que entre enero y abril de 2012, pese a que los principales mercados de exportación han visto caer sus cifras de ventas de forma destacada.

El sector espera acabar el año mejorando los datos de 2012, a diferencia de lo que ocurre con las matriculaciones, si bien el pasado año fue el peor en este sentido en dos décadas, con 1,9 millones de coches fabricados. La esperanza para 2013 es llegar a los 2,2 millones, pero no será gracias al mercado doméstico. El 86% de lo que se produjo entre enero y abril se exportó, un total de 641.521 unidades, lo que supone un crecimiento del 5% respecto al mismo período de 2012. En abril, las ventas al extranjero repuntaron un 21%, tirando así de los datos de producción.

Más competitivas

Durante los años de crisis, la industria del automóvil en España se ha consolidado como una de las principales del país, por su capacidad para atraer nuevas inversiones, 3.000 millones en el último año, y para mantener puestos de trabajo, con una caída del 10% en el sector frente al 24% de toda la industria. Según un informe de la consultora Torres y Carrera, las fábricas aquí instaladas están entre las más competitivas de la Unión Europea, con un coste laboral por hora de 25,5 euros la hora, casi 20 por debajo de Alemania, Francia, Suecia y Bélgica. Según un informe de la citada consultora, los costes laborales suponen entre el 9% y el 11% del coste total de un vehículo.

El hecho de ser una industria eminentemente exportadora, flexible, con un elevado valor añadido y con productos de buena calidad, le pone en posición de ser un sector clave para la recuperación económica. Pero en los próximos años, la industria automovilística "se la juega", según el informe "Temas candentes de la industria del automóvil en España" que realiza la consultora PwC. Ésta defiende la puesta en marcha de iniciativas que reduzcan los factores negativos que impiden al automóvil español una plena expansión internaciona. PwC señala los costes de la logística como uno de ellos, dada la posición geográfica de España respecto al núcleo de la demanda europea, el principal mercado de exportación, y propone una mayor flexibilidad y utilización de la red ferroviaria para el transporte de mercancías, la ampliación de los horarios en los puertos y la reformulación de sus tarifas.

Nuevos mercados

Esto no sólo reforzaría los canales de distribución con los principales compradores, que en todos los casos redujeron las importaciones. Francia, el primer cliente, compró un 21% menos de coches españoles en 2012, Alemania, el segundo, un 15%, Reino Unido un 18%e Italia un 37%, según datos de la patronal de los fabricantes Anfac. También abriría la puerta a mercados hasta ahora no explorados y que comienzan a ganar peso en la cartera de clientes. El ejemplo más claro es Argelia, que en 2012 se elevó al quinto puesto de importadores después de multiplicar por tres sus compras respecto a 2011. Turquía, Rusia y México también se consolidan como mercados con cada vez mayor peso.

El objetivo del sector, seguir mejorando la balanza comercial, principalmente en la industria de los componentes, aún importadora, y que sería la principal beneficiada de la mejora de infraestructuras y medios logísticos para el impulso de las exportaciones. En 2012, la balanza comercial de la industria cerró con un saldo positivo de 10.600 millones, un 6,7% más, también debido a la caída de las importaciones, aunque las exportaciones se mantienen estables. Y en el primer trimestre de 2013, el saldo comercial asciende a 3.025 millones de euros, un 41% más que en el mismo periodo de 2012.

Normas