Reforma educativa de Wert

El Gobierno asegura que los alumnos repetidores cuestan 2.500 millones de euros

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

En la conferencia de prensa posterior, José Ignacio Wert ha explicado que el 40 por ciento de los alumnos de 15 años ha repetido alguna vez, lo que supone una ineficiencia económica “inmensa”.

El ministro ha justificado la reforma para reducir la tasa de abandono educativo prematuro, vinculado mayormente al fracaso escolar, y el elevado índice de paro juvenil. Ha señalado que esto no sólo compromete el futuro de los jóvenes españoles, sino de la economía y de toda la sociedad.

Se trata de “una reforma fundamental”, según ha destacado la vicepresidenta tras el Consejo de Ministros, al tener el doble cometido de mejorar la calidad de la educación y la empleabilidad de los jóvenes.

“Necesitamos una remodelación urgente de todo el sistema educativo”, ha destacado Sáenz de Santamaría, ya que la tasa de abandono escolar temprano en España es del 25 % -dobla la media de la UE-, es decir, uno de cada cuatro alumnos abandona la educación sin el título de la ESO.

Además, la tasa de repetidores es muy alta y los jóvenes desempleados representan el 57%, cuando en Alemania es del 8%. En España, la tasa de los jóvenes entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan es del 23,7%, y solo nos supera Israel.

Otros datos aportados por la vicepresidenta para argumentar la necesidad de la nueva ley educativa es que en los estándares PISA sobre nivel educativo alcanzamos 481 puntos, doce por debajo de la media de la OCDE.

Sin embargo, ha recordado que en la última década hemos duplicado la inversión en educación, destinando España 10.094 dólares por alumno en la educación pública, lo que representa un 21 % más de los demás países de la OCDE. “No hay ningún argumento para defender”, ha enfatizado, la permanencia de la actual Ley -se trata de la Ley Orgánica de la Educación (LOE), aprobada con Gobierno socialista en 2006-.

Entre los “elementos más esenciales” de la Lomce, resumidos por la vicepresidenta, se encuentra el refuerzo a los conocimientos o asignaturas instrumentales, la flexibilización de las trayectorias con más opciones para los estudiantes, la incorporación de evaluaciones externas, así como mayor autonomía para los centros, transparencia en los resultados y rendición de cuentas.

La Lomce también implica, según Soraya Sáenz de Santamaría, “cultura de esfuerzo”, y se pretende disminuir el fracaso escolar, el número de repetidores, mejorar las áreas prioritarias en educación y modernizar la Formación Profesional.

La vicepresidenta ha añadido que para elaborar la Lomce se ha tenido en cuenta a las CCAA, asociaciones de padres, directores de los centros, sindicatos de docentes y estudiantes, asociaciones, plataformas y demás organizaciones de la comunidad educativa, así como las 30.000 sugerencias aportadas por los ciudadanos en la página web del Ministerio de Educación.

 

 

Normas