El plan contará con 60.000 millones de euros a través del BEI
La canciller alemana, Angela Merkel, salundando al presidente francés Franoise Hollande.
La canciller alemana, Angela Merkel, salundando al presidente francés Franoise Hollande.

París y Berlín prometen un ‘new deal’ para combatir el paro juvenil

Bruselas / Madrid

La iniciativa franco-alemana se presentará el próximo 28 de mayo, solo un día antes de que la Comisión Europea presente sus nuevas recomendaciones de política presupuestaria y macroeconómica, que en los países más castigados por la crisis se centrarán en la necesidad de recuperar el crecimiento y el empleo. Los ajustes en marcha, sin embargo, reducen el margen de intervención de esos países, que reclaman desde hace meses una actuación a nivel comunitario. El Consejo Europeo ya aprobó a principios de este año, en el marco del acuerdo sobre los presupuestos de la UE para 2014-2020, una partida de 6.000 millones de euros para combatir, en concreto, el desempleo juvenil.

La propia Comisión Europea reconoció que se trataba de unos recursos bastante limitados. Pero el plan pergeñado por la ministra alemana de Empleo, Ursula Von der Leyden, y su homólogo francés, Michel Sapin, propone apalancar los 6.000 millones de euros a través del Banco Europeo de inversiones para lograr una intervención de 60.000 millones de euros en los próximos siete años. Berlín y París no han concretado aún los detalles del plan. Pero el presidente del BEI, el alemán Werner Hoyer, señaló ayer en una entrevista con el diario alemán Rheinische Post, que “sería concebible establecer un vínculo entre las condiciones de crédito y la creación de puestos de trabajo y oportunidades de formación”.

El New Deal para Europa, como parece que se denominará el plan, en referencia al puesto en marcha por el presidente de EE UU, Franklin D. Roosevelt para frenar los estragos de la Gran Depresión, convertiría así al BEIen el eje principal de la lucha contra el paro. Una propuesta que podría provocar los recelos de otras instituciones, como la Comisión Europea, o de organizaciones sindicales y patronales, a través de las cuales se esperaba canalizar gran parte de los 6.000 millones de euros. Si la propuesta franco-alemana sale adelante, esa partida irá directamente a las empresas a través del BEI, entidad financiera pública de la UE con se de en Luxemburgo.

Bruselas, de momento, reaccionó ayer con prudencia. Y aunque la Comisión se dijo dispuesta a estudiar el plan, un portavoz de la CE pidió que “no se reinvente la rueda cada pocos meses”. El organismo comunitario recordó que su plan contra el desempleo de menores de 25 años pasa por la llamada “garantía de empleo juvenil”, que recomienda a los Estados garantizar que los jóvenes en paro no pasarán más de cuatro meses sin recibir una oferta de empleo o formación. “Lo que no podemos permitir es dejar a 7,5 millones de europeos menores de 25 años sin empleo, ni formación en prácticas”, señaló ayer en Madrid el comisario europeo de Empleo, László Ándor, durante un encuentro con el Consejo español de la Juventud. Y Ándor cifró en 153.000 millones euros la pérdida que supone para la UE el paro de menores de 29 años, una cola que suma 14 millones de personas. “Solo en España, la perdida supone 16.000 millones al año”, añadió el comisario húngaro. España es el segundo país de la UE con mayor tasa de paro juvenil (55,9%), solo superado por Grecia (59,1%).

Expediente disciplinario

La tasa de paro en España forma parte, precisamente, de los graves desequilibrios económicos que ayer estudió la reunión mensual del Eurogrupo (consejo de ministros de Economía de la zona euro). Una vez más, el ministro español, Luis de Guindos, llegó a la cita con la misión de detener la cuenta atrás de un expediente disciplinario que podría poner a España bajo una vigilancia más estrecha por su paro, su falta de flexibilidad económica y la escasa proyección internacional de su tejido empresarial.

Al término del Eurogrupo, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, dio su visto bueno preliminar al Plan Nacional de Reformas defendido por De Guindos. Pero insistió en la necesidad de que “España siga adelante con reformas drásticas y las culmine”.

Las palabras de Rehn parecen alejar la posibilidad de un expediente disciplinario contra España, que algunos países ya desearon poner en marcha el año pasado, dado que incumple seis de los once indicadores establecidos. El veredicto definitivo de la Comisión no llegará el 29 de mayo. Ese día, Bruselas se pronunciará sobre España y Eslovenia, los dos países sobre los que pende un procedimiento disciplinario, aunque tras la reunión de ayer ambos disponen de una última oportunidad para librarse.

Ayudas en España

Se espera que el plan franco-alemán tenga repercusiones en la contratación de jóvenes en toda Europa. De hecho, cuentan con utilizar los 6.000 millones de euros que ya ha presupuestado la Comisión Europea para combatir el empleo juvenil. De esa cantidad, a España le corresponderán unos 900 millones de euros, que el Gobierno de Rajoy ha incluido en la financiación de la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-216 en la que se invertirán un total de 3.485 millones (incluida la ayuda comunitaria)

Normas