El ajuste de Iberia dispara las pérdidas de IAG hasta 630 millones

Walsh ve absurdo que Aena suba tasas en plena depresión económica

Willie Walsh, consejero delegado de IAG.
Willie Walsh, consejero delegado de IAG. REUTERS

Estamos descontentos con Reino Unido por la subida de tasas en Heathrow, pero aún más lo estamos con Aena”. El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha cargado en una entrevista telefónica con CincoDías contra la política de precios del operador español de aeropuertos. “Si España está buscando atraer turistas, subir las tasas es absurdo, es la última cosa que se debe hacer”, declara Walsh. “Además, no es una decisión sustentada en los números;Barajas es el gran aeropuerto europeo con mayor caída de tráfico. Subir tasas no es lo que España necesita”.

IAG presentó el viernes los resultados del primer trimestre del año, que arrojaron unas pérdidas de 630 millones de euros, casi cinco veces más que el ejercicio anterior. De esta cifra, 311 millones de euros corresponden a cargos extraordinarios, y 265 millones, a la reestructuración de Iberia, que ya había supuesto provisiones por otros 270 millones en trimestres anteriores.

A nivel operativo, las pérdidas de IAG han sido de 278 millones de euros, frente a los 249 millones del ejercicio anterior. Iberia ha representado pérdidas operativas por 220 millones. En este sentido, Walsh resalta la necesidad de cerrar el ajuste en la compañía:“Aún queda trabajo por hacer”. No obstante, el máximo ejecutivo del holding limita las tareas pendientes a la puesta en marcha de esta reestructuración, especialmente en lo relativo a la negociación de las mejoras de productividad, sin querer apuntar más allá. En este sentido, resalta la capacidad del actual equipo gestor de la compañía para cerrar el ajuste.

Sobre la posible venta del 12% de Iberia a Qatar, Walsh ha reiterado que “es una decisión de Bankia. Sabemos que tiene que vender participaciones no estratégicas, pero cuándo y cómo depende de ellos. Solo puedo decir que el consejero delegado de Qatar Airways dijo que [la información] no era cierta”.

Salidas y llegadas

- José María Fariza abandona la dirección financiera de Iberia.

- José Luis Ruiz de Castañeda sale de mantenimiento.

- Jesús de la Morena deja la compañía y sus responsabilidades en riesgos y seguridad.

- Luis Díaz Güell abandona comunicación.

- Manuel López Aguilar se va de la aerolínea tras perder la dirección comercial y de clientes.

- Fernando Candela llega desde Air Nostrum para dirigir Iberia Express.

Nuevo equipo para Gallego
Al margen de la presentación de resultados, el viernes fue el día en que Luis Gallego, consejero delegado de Iberia, desveló su nuevo equipo directivo. La primera decisión ha sido la eliminación de las direcciones generales, así como la reducción a nueve del número de directores que reportarán directamente al nuevo consejero delegado. Dos de los puestos clave recaen en antiguos colaboradores de Gallego en Iberia Express.

La dirección de planificación estratégica y de finanzas ha sido confiada a Javier Sánchez-Prieto, quien ocupaba un puesto semejante en la low cost. Sánchez Prieto da el relevo en Iberia a José María Fariza. El segundo ejecutivo procedente de Express es Rafael Hoyos, nombrado director de producción.

Sergio Turrión, hasta ahora en la citada dirección general de producción, pasa a liderar la dirección corporativa. Respecto a otros nombres, Manuel López Colmenero deja su responsabilidad sobre asuntos corporativos para ocuparse de desarrollo de red y alianzas. Marco Sansavini se mantiene al frente de la dirección comercial; en servicios aeroportuarios estará Ángel Marcos (antes responsable de Aeropuertos), y José Luis Quirós dirigirá la dirección técnica (antes en mantenimiento). Por último, Lourdes Maiz sigue en la dirección legal. La compañía está en proceso de selección del responsable de la dirección de comunicación, papel que ha venido desempeñando Luis Díaz Güell.

“Iberia quema mucha liquidez y eso debe parar”

La clave está en la rentabilidad. Walsh condiciona estrictamente las posibilidades de que Iberia vuelva a crecer a que la empresa gane dinero. “La capacidad de Iberia se recuperará cuando vuelva a ser rentable, y solo aumentará capacidad si es rentable. Y eso depende de que el plan de reestructuración se ponga en marcha”, señala el ejecutivo de IAG. No obstante, elude fijar objetivos concretos:“El reto es que Iberia deje de perder dinero. La empresa quema liquidez a gran velocidad y eso tiene que parar. Este trimestre, 220 millones antes de los costes extraordinarios derivados del ajuste. Hay mucho trabajo que hacer”.

En este marco ha incluido la posible compra de los aviones, tanto de Airbus como de Boeing, que IAG ha reservado para Iberia, y afirma que una de las ventajas de la fusión con British es la capacidad de la española de acceder al mercado de aviones si sus cifras mejoran.

Lo que IAG sí ha concretado es la adquisición de 18 aviones a Airbus y otros 18 previstos a Boeing. Walsh no detalla el importe de la operación, pero asegura que la empresa tiene varias opciones sobre la mesa para financiarla, incluyendo el acceso al mercado y los mecanismos de financiación de los propios constructores. Aunque una ampliación de capital es todavía posible, los planes de la matriz de IAG pasan por financiar la operación mediante los canales tradicionales, comentó Walsh a CincoDías.

Normas